Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 18 segundos

¿Cómo volver a encontrarle sentido a mi vida después de una situación difícil?

Lo ves difícil, crees que de esta situación no vas a poder salir. Todo se pone en tu contra y por más que lo intentas, nada se pone a tu favor. Aquí estas, luchando con todo y todos, a veces no tienes fuerzas para seguir, pero lo haces. Tu vida cambió, de una manera que nunca imaginaste ni en una película de terror. No creíste que ibas a poder salir del caos, de la incertidumbre, solo tú sabes todo lo que has pasado en medio de tanto dolor o pérdidaS. Cuentas tu historia y una nube de sentimientos pasa por encima de ti, no sabes porque la vida ha tenido que ser tan injusta contigo.

Todos tenemos situaciones difíciles, momentos duros, demoledores en nuestras vidas, pérdidas irreparables, decepciones que dejan marcas para toda la vida. Y quizás todo llegó cuando menos estabas preparada para ello, pero, el caos nunca pide permiso para entrar en nuestras vidas. Llega, se instala, nos habla, nos quita cosas, personas, nos enseña los vacíos emocionales que tenemos y luego se va, para que podamos ver la vida desde otra perspectiva.

Ojo: no soy partidaria de que todo pasa por algo, o que las cosas tienen un lado positivo, no, nada que ver. Lo único que sé, es que puede ser muy desgastador pasarnos toda nuestra vida, buscando culpables, buscando lógicas a cosas que no lo tienen. La vida es la vida, con sus matices, sus colores, sus alegrías y sus tristezas. Con eso no podemos luchar.

La vida puede ser demoledora en algunas ocasiones, pero nunca DEBERÍAMOS olvidar lo RESILIENTES que somos, para salir de los escombros emocionales. Sí, muy bonito leerlo, pero aplicarlo es todo un reto. Todos posemos recursos emocionales suficientes para salir del caos. La vida puede volver a tener sentido, para ello se necesita un poco de tiempo y mucha paciencia de nuestra parte.

Quizás ahora mismo te sientas insatisfecha con todo, estancada, limitada, fracasada, vamos, todas esas cosas feas que nos decimos cuando todo no sale como lo esperábamos. Conozco perfectamente ese lugar, crees que te estas asfixiando con todo, pero, esto es un puente emocional para enseñarte algo. Más adelante te darás cuenta.

Pasa a la acción para que tu vida cambie

Lo sé, has hecho de todo para mejorar tu situación y nada pasa. Pero, a veces viene bien buscar ayuda de fuera cuando creemos que no podemos avanzar. No permitas que esto te ahogue del todo.

Lo peor de una situación difícil es no tener unos hombros donde llorar y una persona que nos acompañe a ver luz en medio de la oscuridad. 

Encontrarle sentido a la vida implica volver a ir a ese punto de partida donde todo estaba bien en nuestra vida. Ser consciente de lo que perdimos, cómo nos llegamos a sentir, que queremos ahora mejorar en nuestra vida y que cosas de ahora en adelante, no serán negociables.

¿Qué implica una vida con sentido?

Al final creo que esto es muy personal, todos queremos, deseamos, buscamos cosas totalmente diferente. Cada uno deberíamos tener muy claro, que implica una vida con sentido y que haremos para que la nuestra lo tenga, incluso en tiempo de crisis. Es parte de nuestro sello, de ver, aceptar y vivir la vida. Es tu responsabilidad, ser feliz, estar bien, amarte, valorarte, los demás lo hacen libremente. Por ello, nadie debe darle otro sentido a tu vida, sin tu permiso.

Identifica que cosas, personas, emociones, sentimientos, lugares y sensaciones te gusta vivir. Ponle nombre a todo eso que te ayuda a sentirte bien con la vida. Todo aquello que te ayuda a sentirte viva, te ayuda a valor tu forma de ver la vida.

Sería bueno que te preguntes

¿Qué me hace falta?

¿Qué quiero?

¿Qué estoy buscando?

¿Qué estoy esperando de los demás?

¿Qué estoy esperando de mí?

¿Qué necesito soltar, para darle espacio a algo mucho mejor?

¿Qué es lo que quiero vivir?

¿Qué recursos tengo para cambiar mi vida?

¿Qué puedo hacer por mí en medio de esta situación?

Quéjate, pero a la vez muévete

Quejarse para mí no tiene nada malo, detrás de una queja siempre hay algo que se quiere mejorar, algo que ya no queremos en nuestra vida. Ahora, quejarse por placer, no lo veo productivo. Quéjate, pero a la vez muévete, ve dando pequeños pasos que te ayuden a vivir la vida que tanto quieres.

Quizás ahora miso lo mejor es quejarte, estar en papel de víctima y responsabilizar a otros de tus desgracias, pero, eso para nada te aporta y lo verás más adelante.

Cuidado con tantas expectativas artificiales

Sueña, desea, imagínate eso que quieres, pero siempre y cuando sea desde una realidad presente. Las expectativas están bien, siempre sirve de filtro para descartar y elegir. Es muy importante tener expectativas que no nos lleven luego a vivir en la frustración. Y es ahí donde creemos que nada tiene sentido, por todas esas cosas que un día queríamos y solo eran realidad en nuestros pensamientos.

No hay trucos mágicos para que nuestra vida cambie, quizás nada tenga sentido ahora mismo. Y está muy bien perderse, a veces no tenemos el control de nada en nuestras vidas. También está bien a veces estar mal en algunas ocasiones. Por ello, aprende a amar a tu caos cuando se hace presente.

Esto tips te pueden ayudar un poco, intenta conseguir los tuyos propios en medio de una situación difícil

  1. Camina y conecta con la vida
  2. Ten un objetivo, una meta, algo que te motive
  3. Lee, se una curiosa con la vida
  4. Agradece
  5. Cierra capítulos dolosos
  6. No compares tu vida con los demás
  7. Aprende algo nuevo
  8. No te quedes solo con las cosas negativas
  9. Sé el responsable de tu vida
  10. Rodéate con personas que te quieran y te lo demuestren en tus peores momentos
  11. Intenta no agobiarte tanto por cosas que ya no dependen de ti

Alexa ❤

Loading

Avatar del usuario

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.