Tiempo de lectura: 5 minutos

                                            El desamor no nos va a matar

Te puede matar mil cosas en la vida, pero el desamor mi querida, aunque duela no es tan fuerte para matarte.

¿Cómo es posible que alguien tenga depresión por una relación que dejó de funcionar? ¿Cómo es posible que duela tanto y sea real esa sensación de vacío? Hay que vivirlo para entenderlo, ni viviéndolo del todo se puede entender como puede doler decir adiós a algo que parecía ser esa relación soñada que tanto buscaste en tu vida.  Ojalá nunca hubieras conocido a esa persona, es lo que te dices para evitar tanto dolor y tanto vació que llevas dentro. Lo único que te puedo decir, de esto no te vas a morir.

Todos tenemos puntos fuertes y débiles, humanos somos. Y en ocasiones creemos que los demás son más fuertes porque asimilan algunas cosas de manera muy diferente, eso no debería ser un condicionante para quitarle peso a algo que te duele. Tú sabes lo que perdiste, tú sabes lo que ya no seguirás viviendo, tú sabes todo lo que diste y como apostaste por ese amor. No perdiste y aunque todo parece que perdiste tiempo, todo lo vivido ha valido la pena. Ya lo verás más adelante.

Una ruptura sin anestesia te puede dejar anclada en el pasado, es donde solo te quedas con la parte bonita de la relación. Debes ser consciente y abrir los ojos, si esa persona fuera el amor a largo plazo de tu vida, aun siguiera a tu lado. Es mucho más fácil quedarse con la idealización que teníamos de esa persona, en lo perfecto que era la relación. Pero hay una parte que es evidente, la relación dejó de funcionar y con el tiempo vas a agradecer por ello. Los procesos del duelo nos son lineales, un día vas a querer volver a estar con esa persona y otro ni verlo en pintura. Por ello, respeta tu proceso de cicatrización y no seas tan dura contigo. ¡Por favor!

Parece ser que nadie te entiende, nadie quiere ponerse en tu lugar. Estas ahí; rota, llena de ira, dolor y buscando fuerzas donde no lo tienes para recuperarte. De esto no te vas a morir y lo sabes.

No podemos OBLIGAR y RETENER, relaciones que han dejado de funcionar. El amor no se exige, no importa lo buena que eres, si alguien no te quiere, no te quiere. En lo único que tenemos responsabilidad es amarnos y darnos el amor que tantos estamos buscando. Y a la misma vez prepararnos para coincidir más adelante con la relación que tanto nos merecemos.

De seguro eres de aquellas que apuestan por el amor para siempre, creíste que Cupido había dado en el blanco y que esa persona no tenia fecha de caducidad. Y te quedaste atrapada en lo que tú querías vivir, tu realidad es otra. Deja de castigarte por alguien que se fue de tu vida. Deja ya de creer que no eres merecedora de un amor bonito.  Por favor, una mala experiencia en el amor no debería condicionar lo que nosotras en realidad nos merecemos y queremos vivir.

 Como todo en la vida, es sencillamente una etapa, quizás una dura que te ha tocado vivir. Si miras hacia atrás siempre has salido del pozo, incluso cuando creíste que ya no podías más la vida te enseñó lo valiente que eres. ¡Lo humana que eres!

Ahora sencillamente nos toca aceptar que estamos en un proceso de desintoxicación de eso que dejó de funcionar, en algún momento sin querer llegaste a poner a esa persona en un pedestal que no merecía. Por eso te cuesta creer que esa persona podía irse o hacerte daño.

Deja de buscar culpables, cuando el amor se acaba nada se puede hacer si la otra persona no quiere volver a apostar de nuevo por la relación. Y debe ser algo respetable, aunque duela. Para que algo funcione es de DOS.

La experiencia del desamor es una etapa dolorosa, como si de una puñalada en la espalda se tratara. Estas ahí batallando con todo lo que querías sentir a largo plazo en una relación que dejó de funcionar.  Tienes que ponerle punto final a unos sentimientos que te llenaban de total felicidad. No estas luchando contigo misma e intenta no ser tan dura.

Lo más difícil del desamor, es que el amor que sentíamos por esa persona sigue presente. Quisiste intentar de mil maneras que esa relación siempre estuviera en tu vida y ahora te has quedado con todo el amor que tenías para alguien que ya no está.  Esa persona solamente era el espejo para darnos cuenta de la capacidad de amar que tenemos dentro. Esa capacidad nunca muere, independientemente de como te ha ido en las relaciones pasadas.

El amor es una capacidad y aunque creas que es mejor no volver a caer en la trampa del amor, siempre caemos, porque quienes hemos conocido esa droga del amor, sabemos lo bonito que es el amar y ser amados.

El desamor para nada es algo que escogemos, nadie en su sano juicio quiere alejarse de esa persona donde creímos que habíamos encontrado el amor sin fecha de caducidad. Para cicatrizar esa herida, necesitas TIEMPO, y ese tiempo puede ser unos días, meses, años o toda la vida. No tienes que presionarte, cuando tengas que cicatrizar del todo, lo harás.

Ojalá que fuera tan fácil el dejar de querer a alguien y no seguir luchando más por unos sentimientos que no serán correspondido por esa persona. En algún momento la vida te dará la oportunidad de volver a coincidir con alguien especial.

Amar es un riesgo, nadie nos dice que en esa entrega seremos correspondido del todo o que esa persona va a decidir quedarse a largo plazo en nuestras vidas.

Todos hemos vivido el amor y el desamor, todos nos queremos quedar con la parte bonita de las relaciones. El desamor solo sirve para ver cuales son nuestras debilidades en el amor y que tenemos que mejorar para una próxima relación. De esto también tenemos que aprender.

Deja ya de seguir hundida por alguien que ahora mismo es feliz sin ti. Claro que puedes seguir tu vida sin esa persona. No sigas dándote tantos latigazos por algo que de seguro no era tu responsabilidad. Tu tarea ahora es responsabilizarte y ocuparte de ti, quien ha decido irse tiene la libertad de irse. Agradece por todo lo que esa persona te llegó a aportar en tu vida y sigue tu camino. A pesar de lo duro que es este proceso, la vida sigue.

Alexa ❤

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.