Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 44 segundos

Lo único que queremos de un hombre

En una tarde de chicas, hablábamos del amor, de las decepciones, los errores que hacemos cuando estamos en pareja y el tipo de personas que elegimos para tener cerca. Y es que las mujeres queremos un hombre que sea el último, el que se quede en medio de todo y sea lo suficientemente maduro para no irse cuando el barco se este hundiendo. En esa conversación algunas lágrimas salían, éramos mujeres marcadas por relaciones que no terminaron por lo más bonito que se pudiera decir. Pero, aun así, teníamos muy presente que tipo de hombre queríamos y necesitábamos en nuestras vidas. A veces nos olvidamos de lo que nos merecemos por ir detrás de lo que queremos y que error es no ser consciente de lo que en realidad merecemos en nuestras vidas.

Muchas veces sin querer repetimos patrones de relaciones que no hemos superado en el pasado. La vida te pondrá mil veces la misma piedra para que aprendas a cambiar la dirección y no tropezar con algo que siempre te hace daño. Lo sé, a veces nos olvidamos de todo y caemos fácilmente en lo mismo y donde comenzamos a cuestionarnos porque siempre nos pasa eso que creíamos que habíamos superado.

Llega una edad que no queremos mariposas en el estómago, con tener paz al lado de esa persona, todo es suficiente. No queremos vivir en guerra con alguien que se supone que es alguien especial en nuestras vidas, con esa persona especial lo único que queremos es tener paz y no pasa nada si un día llegan las discusiones, pero siempre respetándonos y decir las verdades sin buscar hacer daño.

No queremos a alguien que nos llene el oido de falsas promesas, ni mucho menos que usen estrategias para llevarnos a la cama y luego que salgan corriendo. No estamos buscando un salvavidas que nos salve o nos ponga los zapatos de cenicienta, queremos alguien con quien podamos contar en las buenas y también en las malas. Alguien donde hablar sea algo de dos, donde ser uno mismo no sea vivir en una obra de teatro.

Buscamos un hombre que emocionalmente se pueda desnudar, que sea lo suficientemente capaz de decirnos sin mentiras que lugar ocupamos en su vida. No queremos juegos ni que se aprovechen de nuestros sentimientos, queremos AMOR en todo el sentido de la palabra. Buscamos que la honestidad este siempre y que la verdad sea el mejor traje que pueda llevar esa persona.

Buscamos un hombre que piense como si fuéramos un equipo, que no deje que el ego le domine, que caminar juntos sea siempre un trabajo de dos. Una relación es de dos y es algo que queremos vivir al lado de ese hombre que decida entrar en nuestras vidas, no queremos que nos dejen la responsabilidad de la relación solo a nosotras. ¡Ustedes también lo pueden darlo todo!

Queremos alguien que en todo tiempo demuestre el amor que siente por nosotras, no queremos cosas materiales que sustituyan el amor. Queremos presencia donde la calidad este presente, donde estar con es persona no es sentirnos solas estando acompañadas.

Queremos un hombre que nos respete por encima de todo y todos, alguien que no le cueste respetarnos y cuidar lo que tiene con nosotras. Un hombre que a nuestra espalda lleve el sello de fidelidad en la frente. No nos merecemos más cobardes en nuestras vidas. Buscamos un hombre sin máscaras y doble vida, alguien que pueda sacar sus demonios y aun así decidamos seguir a su lado. Porque nosotras también llevamos nuestros demonios dentro.

Queremos ser ESCUCHADAS, lo pongo en mayúscula porque hasta hoy sigue siendo un dolor de cabeza en muchas relaciones. Las mujeres hablan y no dicen lo que en realidad quieren y algunos hombres no tienen la menor idea de cómo escuchar lo que pedimos.  Una relación sin comunicación muere, porque si con esa persona no puedes compartir casi todo, sal corriendo.

Queremos un hombre donde podamos confiar con los ojos cerrados, donde podamos estar sin miedo a que me hará cuando decida irse de mi vida. No necesitamos leer las mentes, pero por lo menos no ver mentiras en los ojos cuando nos juren amor eterno.

No buscamos un hombre perfecto, pero si que haya superado toda la inmadurez de la adolescencia. Queremos estabilidad emocional, estar con una persona y no tener miedo si mañana se irá corriendo de nuestras vidas. Alguien que tenga muy claro que es lo que quiere en su vida, cómo lo quiere y para cuando lo quiere. Sabemos que el amor a veces no es para siempre, pero mientras ambos lo sigamos intentado, hagamos que funcione.

No queremos ser la sustituta de vuestras madres, por favor no más darnos la responsabilidad de cuidar, amar, proteger a un niño perdido en el cuerpo de un adulto. No queremos ser madres, sencillamente queremos ser mujeres amadas y respetadas, eso no es mucho pedir.

Buscamos un hombre con personalidad, que sea él en todo tiempo. Que no se deje manipular por los demás y que sea lo suficientemente capaz de tener voz en las cosas que hace. Queremos un hombre que demuestre con hechos que sabe hacia donde está llevando su vida.

Buscamos un hombre que no sea solo nuestra pareja, también pueda ser un amigo, alguien donde hablar de nuestras inseguridades y nuestros miedos sea algo fácil de hacer. Alguien que apoye lo que hacemos, aunque no esté de acuerdo con ello. Porque si esa persona no puede apoyarte en tus locuras, en tus sueños, tus deseos, créeme que estas con alguien que solo esta por estar en tu vida.

Queremos amar libremente, sin miedo y sin ataduras. Queremos poder compartir nuestras vidas con alguien que no estará a nuestro lado siendo un adorno. Buscamos un hombre con los pies en la tierra, que sea lo más sincero posible y que quiere elegirnos siempre desde el amor. Queremos un hombre que cuando quiera irse lo haga sin hacer daño, que tenga la madurez suficiente para cuidar lo que tiene con nosotras.  Sabemos que la mayoría de ustedes no saben ir con la verdad en la cara, que alimentan su ego en brazos fáciles y luego cuando saben lo que están perdiendo se arrepienten de sus locuras.

No es mucho pedir un hombre que quiera amar y ser amado en la vida. Que no tenga miedo de amar sin miedo y que haga todo lo posible para quedarse siempre desde el respeto. No queremos llenar vacíos emocionales, no es nuestra responsabilidad.

No buscamos un príncipe, queremos un hombre de carne y hueso, que no sea un galán de películas ni un producto de catálogo para elegir, queremos compartir nuestras vidas con un ser libre y autentico en todo tiempo.

Alexa
♥️

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Un espacio para aprender a amar tu caos.
A veces nos perdemos, la tristeza se instala o todo deja de tener el sentido que tenía antes. La vida no es siempre de color de rosa.