Tiempo de lectura: 5 minutos

[yasr_visitor_votes size=”medium”]

Nadie te va a salvar, lo haces tú o te jodes toda tu vida.

 Puede ser un poco chocante leer el titulo de este post, pero es una lección que me tocó asimilar en mi proceso de volver hacer yo misma. Y es que cuando tocamos fondo o cuando las cosas no salen como nosotras queríamos, podemos caer fácilmente en el papel de creernos la víctima y que alguien por arte de magia vendrá a salvarnos y ayudarnos a ver la luz en medio de la oscuridad. No, esperar que otros vengan a darte las fuerzas que solo tú necesitas para seguir el curso de la vida, es reconocer que no eres capaz de velar por ti misma cuando todo en tu vida se ha ido a la mierda.  Y es ahí donde tenemos que llenarnos de valor para seguir el curso de la vida siendo seres totalmente renovadas y con mas fuerzas de seguir y aprender de los APRENDIZAJES del ayer, porque sean cosas malas o buenas, sencillamente son APRENDIZAJES que nos regala la vida para ir a otro nivel.

De seguro a igual que yo, en algún momento de tu vida preferiste darlo todo por hecho, que volver a construir algo de nuevo, nos llenamos de tantas inseguridades cuando tenemos que decidir PARA nosotras y POR nosotras, y es normal temer un poco a que pasará de aquí en adelante cuando hemos tocado fondo. Es en ese momento donde tenemos que aprender a encontrarnos un poca más con todas las capacidades y valentía que llevamos dentro.

La única persona que es responsable de lo que sientes eres tú, otros te pueden hacer daño, pero solo tú, eres quien elige la magnitud que puede llegar a tener ese daño en tu vida.  Sí, no es tan fácil como se lee, pero a veces las cosas no son ¡PARA TANTO! sencillamente duele haber confiado o habernos entregado tanto en algo que ya no esta presente. Te lo dice alguien que les da mil vueltas a las cosas y a la que le cuesta asimilar en ocasiones algunas situaciones dolorosas que nos regala vida. Pero también soy consciente de que algunas cosas en nuestras vidas por más dolorosas que sean al final serán para abrirnos los ojos y enseñarnos algo que necesitábamos aprender. ¡La vida y su ironía!

Solo tú eres el responsable de ti

Nadie más es responsable de quien eres como persona, ni tus padres, ni tu pareja y mucho menos tus amigos, solo tú eres el que debe saber claramente que es lo que quieres contigo misma desde ahora en adelante. No puedes entregar tu felicidad y mucho menos tu esencia a los demás, porque cuando ellos decidan irse, te quedarás totalmente vacía y sin fuerza alguna para encontrarte contigo misma, por favor, eso que le entregamos a los demás para buscar su aprobación es lo mismo que nos podemos entregar a nosotras mismas para poder estar en paz con quienes somos. Lo que le das a otros es la evidencia de lo que te puedes darte a ti misma cuando crees que ya no puedes más con todo lo que hasta ahora te hace estar sin motivación.

Nadie te va a rescatar

En mi proceso de seguir la vida después de algunos golpes, me quede sentada en el suelo esperando que una mano milagrosa viniera a rescatarme, a decirme que es lo que debo hacer, a ayudarme a ponerle orden mis ideas y a sencillamente señalarme que todo estará bien. Pero no, sigo esperando que alguien venga a rescatarme. Y en esa espera comprendí, que la única persona que debe rescatarme sencillamente soy yo, por que soy una persona valiente, llena de fuerzas y capaz de levantarme en medio de cualquier situación dolorosa. Esa soy yo, y así también eres tú cuando tomas el dominio por completo de quien eres y de quien quieres ser cuando has pasado por una lección difícil.

[bctt tweet=”¡Solo tu te puedes rescatarte, nadie más lo hará por ti!” username=”alexadacier”]

Te levantas o sigues ahí en el pozo

Es cuestión de decidir, levantarnos o seguir totalmente hundidos en el pozo, sin fuerzas, sin ganas o aceptar que ya no somos merecedores de nada bonito. ¿Y quien nos vendió la falsa teoría de que no somos merecedoras de nada nuevo cuando hemos tocado fondo? ¡MENTIRA! Es ahí donde nos toca comenzar a mirar hacia el futuro, aceptar y soltar libremente las cosas que ya no pueden ser y buscar en que podemos mejorar para seguir avanzado en el curso de nuestro día a día en la tierra.

Ahora bien, ¿Por qué debemos quedarnos estancado en el pasado? El presente tiene mil cosas bonitas para darte, nuevos aprendizajes para enseñarte y más caídas para regalarte, porque así de sencillo es la vida. Hoy estamos de pie y mañana quien sabe, pero solo tu decides en donde te quedaras por mucho tiempo. He tocado fondo y he estado en la tristeza profunda de no querer seguir para nada el curso de la vida, pero créeme que es un lugar donde no quiero quedarme por mucho tiempo y si algún día tengo que volver a tocar fondo, lo haré y aprenderé lo que tenga que aprender, pero soy consciente de que ese lugar para nada me pertenece.  No olvides que la vida son etapas, de esas etapas vamos formando quienes somos como personas, que valores tenemos y que tipo de persona necesitamos tener cerca.

Tocar fondo es el único lugar donde podemos ver lo que siempre ha estado con nosotras y seguirá estando ahí. Es la única certeza que tenemos para confirmar quienes éramos cuando todo estaba bajo control y quien podemos volver a ser si estamos en la disposición de hacer cambios en nuestras vidas. Ahora bien, que la vida a veces puede ser una mierda, te lo acepto, pero salir de esa mierda solo depende de ti.

Vamos a encontrar mil razones para seguir hundidas, nos vamos a perder por completo y nos costará muchísimo volver a ser quien éramos, pero mientras des un paso para avanzar te a seguro que ya te quedará poco para volver a ser tú.

¿Sales o no del pozo?

Alexa ❤️

Loading

Avatar del usuario

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.