Un clavo nunca sacará a otro clavo

Los duelos, siempre duelen y si te dejaron tirada cuando creíste que la relación iba de bien a mejor, uff, dolor que duele mucho más. La vida y sus cosas, estabas al lado de alguien que parecía la persona perfecta, ese príncipe de cuentos de hadas que se iba a quedar cuando más necesitaste saberlo. No sabes que pasó, pero un día esa persona se fue y comenzó a ser feliz al lado de otra persona. ¿Qué pasó? Es la pregunta que te haces una y otra vez, dejó de quererte, el amor se le agotó y no te avisó en ningún momento.

Lo intenté, buscar otro clavo que sacara el fantasma de mi ex y fue lo peor que pude hacerme. Necesitaba tiempo para asimilar mi duelo, necesité respetar mi dolor y mi tristeza. Y quizás de manera inconsciente no quería ver mi realidad, necesito estar completa para estar con otros.  Y vamos de brazos en brazos queriendo que alguien sacie los vacíos emocionales que llevamos dentro y no es justo hacerlo.

Después de tantos intentos y sentirme más triste al lado de personas que no podían salvarme de mi soledad, comprendí que necesitaba darme mi tiempo para drenar mi dolor. Por respeto a quienes querían todo conmigo. Y es que cuando no estas bien, no lo estas y no lo puedes ocultar, eso sale solo.

Comencé a darme cuenta de que necesitaba trabajar mi dolor, era mi tiempo para respetar todos sentimientos que tenia dentro, la ira, la rabia y un poco de rencor por esa persona. Eran parte del duelo, eran emociones tóxicas que no me permitían confiar de nuevo en nadie. No podía entregarme tanto. Por eso, aunque me costó entenderlo, me prometí volver a estar a solas conmigo, no más escaparme de mí, huir de mi dolor y buscar mi felicidad en los brazos de los demás.

Queda un vació terrible cuando debes asimilar una partida de alguien que prometió quedarse siempre a tu lado, ese siempre a tu lado, tenía fecha de caducidad y no me di cuenta de ello.  Pero ese vacío solo se llena con mucho amor propio y tu compañía de estar contigo, no distraigas tu dolor con cualquiera, no mereces eso en tu vida.

Me di la oportunidad de ver como quería ser amada de nuevo y eso se podía lograr queriéndome otra vez, dándome la oportunidad de cicatrizar cada herida que tenía, era el tiempo de aplicar el arte de soltar y dejar ir. Porque enterrar a alguien que aun vive, duele y mucho.

Y sencillamente tienes que aceptar que lo que era, dejó de ser. Que las personas tienen todo el derecho de irse de tu vida. Que eres libre de elegir de nuevo a quien llamarás amor. Eso siempre se hace, cuando estas en paz contigo y con ganas de ser feliz con todo lo que llevas dentro.

Si no quieres agregar más sufrimiento a tu mochila emocional, un clavo no saca a otro. Los sentimientos no se sustituyen con otros sentimientos, necesitas estar en paz contigo para abrir de nuevo tu corazón.

No te apresures por sanar, preocúpate por recuperarte. Era mi error, quería sanar de la noche a la mañana unos sentimientos que vivían dentro de mí. Por favor, los sentimientos necesitan su tiempo para irse del todo. Si de verdad amaste y no funcionó, necesitas tu tiempo, si no era amor, estarás lista en un segundo para intentarlo con otros.

Existe el deliro de Tarzán, ir saltando de personas a personas para no encontrarnos con las necesidades que llevamos dentro. Y cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero mientras intentaba esforzar relaciones que no avanzaban me di cuenta, que, por respeto a esas personas, no era justo quedarme donde no podía darlo todo. Y que saltar de brazos en brazos lo único que hacía era llenarme de más vacíos emocionales.

Jugaron con mis sentimientos y gracias a eso aprendí a no jugar con los sentimientos de los demás, que ir con la verdad en la cara, tiene su precio. No, si no funciona, no funciona, la vida puede ser muy corta para mendigar amores a medias.

Iniciar una nueva relación cuando aun sientes sentimientos por tu ex, es muy peligroso, lo único que haces es lastimar ese dolor que alguien te causó. Las personas no son calmantes para calma nuestro proceso de duelo. Un clavo no sustituye a otro, porque cada clavo es diferente y aporta sentimientos diferentes.

Levantarnos después de una ruptura es algo que no aprendimos en la escuela, lo hacemos gracias a nuestra capacidad de resiliencia que llevamos dentro. Cuesta ver un final que nunca viste venir, pero agradece que eso dejó de funcionar, si fuera el amor de tu vida, no te haría llorar y buscar un porque a mí, en medio de la tristeza.

Soltar es muy bonito cuando tienes que hacerlo con cosas o personas que no quieres, pero soltar lo que sigues queriendo es un reto que requiere mucho amor propio y total valentía. No busques más relaciones de paso, si alguien no lo quiere darlo todo contigo, no es justo quedarte ahí.

Me senté conmigo misma y fui clara con mis prioridades, no quiero más clavos en mi vida o personas que pasen por mi corazón y me dejen más hundida en la tristeza. Sé que lo mejor es iniciar una relación estable, completa, amándome y con ganas de entregarme de nuevo desde 0. No tengo prisas para intentarlo de nuevo, tengo muy claro que es lo que quiero y me merezco.

Y sé que al igual que yo, buscas alguien que este a tu lado para agregar alegría a tu vida, felicidad y buenos momentos. Si lo vas a intentar que sea porque no quieres que esa persona se responsabilice de tu dolor y sé lo más sincera, hay personas que llegan siendo ángeles en medio del caos, pero nunca te aceleres en querer de nuevo, eso tiene que surgir solo.

Ten cuidado, los duelos hay que vivirlos y no saltarlos. Son etapas de la vida, no estas perdiendo, estas aprendiendo. Y con el tiempo verás que algunas cosas dejan de funcionar por algo.  

Alexa ❤

Written by

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.