Tiempo de lectura: 5 minutos

No te conformes con un amor a medias (carta)

Lo sé, ese “juntos para siempre” a veces desaparece más rápido que ver una estrella fugaz. Reconstruir nuestro concepto de dar y recibir el amor es algo que lo haremos a lo largo de nuestra vida. Porque el amor siempre evoluciona y nuestra forma de entregarnos también. La vida puede ser muy corta para creer que lo único que nos merecemos en el amor, son esos amores a medias, egoístas o sencillamente migajas ¿Por qué debe ser tan difícil construir algo bonito al lado de alguien? ¿Por qué siempre eliges el mismo tipo de personas que al final resulta que no te pueden querer? ¿Y porque siempre tienes que salir lastimada de algunos lugares?

Ojalá, puedas algún día hacer las paces con todas esas historias del pasado, donde el amor para ti se convirtió en un caos. El amor lo llevas dentro, nadie te lo va a ofrecer o quitar. Los demás, son el reflejo de quién eres en el amor.

 Deja de ver el amor como algo imposible de conseguir o un premio que nunca llegará a ti. Deja de aferrarte a la falsa idea de que no “tienes suerte en el amor” o creer que tú no eres suficiente para construir algo estable y duradero en el tiempo, al lado de un extraño. Y todos tenemos malas experiencias en el amor, que hoy en día nos puede servir para elegir un poco mejor en donde en realidad merece la pena quedarnos. Pero, lamentablemente por nuestras malas experiencias nos cuesta creer que nos merecemos un amor sano.

No te conformes con un amor que no te acompaña a conseguir tus sueños y mucho menos te regala la libertad de ser tú misma en todo tiempo.

No te conformes con un amor inestable de esos donde reinan más las discusiones que la estabilidad emocional.

No te conformes con un amor egoísta, donde la reciprocidad no está presente.

Amiga, no te conformes con los amores fugaces, esos que desde el principio te dejan señales para salir corriendo.

Deja de conformarte con el “atractivo” que solo te quiere para coleccionar la lista de las mujeres que pasan por su cama y no por su corazón.

Deja de conformarte con migajas en el amor, cuando tú te mereces que te ofrezcan todo el granjero.

Deja de quedarte en lugares que no te quieren y deja de tener miedo a la soledad, no hay ningún peligro en aprender a quedarte contigo.

Deja de anularte por personas que no quieren ser huéspedes en tu vida, sencillamente son turistas emocionales con fecha de caducidad.

Deja de olvidarte de ti cuando estás dentro de una relación.

Deja de romperte, pedir, suplicar y esperar que alguien regrese a ti. Si te quisiera a tu lado ya estuviera.

Deja de sentirte culpable cuando una relación termina, quizás es la vida dejándote un espacio para que te quieran como te lo mereces en otros lugares.

Deja de renunciar a tus límites por miedo a cómo la otra persona va a reaccionar.

Deja de callar lo que quieres por miedo a que te vean como una desesperada en el amor.

Deja de dudar de ti, de tus virtudes, de las cualidades y las cosas bonitas que tienes para dar en una relación.

Deja de arrastrar los fantasmas de tus relaciones “fracasadas” al presente, no tienes porqué repetir o vivir la misma experiencia del pasado.

Deja de luchar contigo, queriendo encajar para que te quieran, eso a la verdad no sirve de nada.

Deja de sostener relaciones que ya no funcionan y que quizás no deben funcionar.

Los amores insanos no aportan nada saludable a nuestra vida. Y cuando ellos aparecen es importante reconocerlos y no tardar mucho tiempo en irnos. No intentes cambiar o moldear esas relaciones a tu gusto, expectativas o ideas que tienes sobre el amor. Coincidir es encontrarnos cara a cara con alguien que quiere y puede darnos lo mismo que estamos buscando. No es mucho pedir, deja de creer que eres exigente o que eres una desesperada en el amor. Pides, porque tienes algo para dar. Y siempre asegúrate de estar a la altura de aquello que tanto quieres en una relación sentimental.

Por amor a quién eres no te conformes con un amor a medias, un amor insano donde tú y tus sentimientos no están protegidos. No te quedes en esos lugares que no pueden quererte o que no validan lo que sientes y muchos menos son asertivos con tus diferencias.

Puedes coincidir con muchos amores bonitos a lo largo de tu vida. Ahí afuera existen millones de personas que al igual que tú; desean, quieren, pueden apostar y construir una relación estable y duradero en el tiempo. ¿Por qué dudas de ello?

Eres mucho, tienes mucho, puedes dar mucho. Eres SUFICIENTE e intenta grabarte esa palabra en un lugar visible. Tus experiencias del pasado, experiencias son y con ellas puedes ahora darte una oportunidad bonita en el amor.

Amiga, los amores a medias anulan, nos destruyen, nos aleja de nuestro amor propio. Nos hace ser alguien que de seguro no queremos ser. Los amores a medias duelen, porque ahí queremos que nos quieran y nos cuesta irnos. En los amores a medias hay dependencia, sensación falsa de creer que sin esas personas o relaciones nuestra vida no tendrá sentido. El sentido de tu vida no depende de una relación sentimental, el sentido de tu vida depende de la relación que tienes contigo misma.

Y está bien apostar por el amor, pero no todos los amores construyen, acompañan o nos dan aquello que nos merecemos al lado de alguien.

Quédate contigo cuando un amor a medias parece en tu vida.

Cuida de ti cuando te cuesta irte de algunos lugares.

Ponte a salvo cuando la vida te dice que ahí ya no es.

Vela por tu bienestar emocional dentro de una relación, las señales están ahí para algo, aprende a escucharlas.

Renuncia y firma un contrato contigo misma, donde ahí dejes claro aquello que te mereces y no vas a negociar en una próxima relación.

Alexa ❤

Imágenes de: Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.