Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 11 segundos


La tristeza, una emoción básica que sirve para algo.

Hola, hoy traemos un tema  del que en ocasiones o casi siempre no nos gusta hablar. Y es que somos unos fieles amantes de creer que en la vida todo es color de rosa, y no lo es. Existen momentos no rosas que siempre saben enseñarnos algo en la vida.

Muchas veces creemos que podemos controlar todo, a veces nos cuesta mucho hablar de lo que sentimos, cómo lo sentimos y porqué lo sentimos. Quizás por miedo a que los demás nos critiquen  o crean que somos vulnerables. No puedes controlar todo y la tristeza, amigo mío, es una emoción que cuando llega a nuestras vidas se hace visible.

Sentirse triste no es debilidad, es fortaleza de demostrar a los demás y a nosotros mismos que tenemos la capacidad de sentir. Capacidad de reaccionar y demostrar que las cosas saben afectarnos.

[bctt tweet=”Me doy la oportunidad de sentirme triste sin la necesidad de sentirme débil.” username=”alexadacier”]

La tristeza surge por diferentes circunstancias, muchas veces por razones que no podemos determinar; ejemplo: una película, una canción que nos recuerde algún momento no agradable en nuestras vidas.

La tristeza es una emoción visible y casi siempre sabe dejar huellas, la tristeza nos lleva a hacer las cosas de otra manera. La tristeza saca nuestro lado más sensible, de la misma manera que la alegría necesita momentos felices para activarse más, la tristeza nos hace ser seres más sentimentales.

Para los expertos del tema, la tristeza nace por un sentimiento de pérdida, estas pérdidas pueden ser tanto emocionales como físicas. Aquello con lo que nos sentíamos a gusto, un trabajo, amigos, una relación o algo que nos llena de alegría. La tristeza suele tocar nuestro lado más afectivo, haciendo efecto en nuestra salud física o emocional.

La pérdida de un ser querido, o la pérdida de un trabajo nos puede llevar al abismo de sentir que nada en la vida tiene sentido. Y para que cuando nos toque la tristeza  no nos lleve a la locura de creer que nada tiene sentido en la vida, solo depende de cómo alimentamos día a día nuestra personalidad o forma de ver la vida.

  • ¿Es la tristeza una emoción ingrata?

Antes solía reprimir mis emociones y si eran negativas  mucho más. En la búsqueda de encontrarme conmigo misma, que es un camino muy largo, me he dado cuenta que decir lo que siento, cómo lo siento y porqué lo siento en su momento correspondiente es liberar y descargar mi vida de cargas emocionales.

Todos hemos vivido o pasado por un momentos de tristeza en nuestra vida, conocemos las perdidas, las equivocaciones, también conocemos que nos traicionen y mil experiencias que nos han llevado a ese sentimiento de vulnerabilidad llamada tristeza. La tristeza cuando es justificada no es una emoción ingrata.

La tristeza es una emoción que sea hace visible en nuestro cuerpo con diferentes síntomas que pueden ser los siguientes:

Alteración del estado de ánimo: pesimismo, sentimiento de culpabilidad o autocriticarnos de forma muy negativa.

Apatía: falta de interés para realizar algunas de nuestras actividades cotidianas.

En psicología existe un término que describe ese proceso de las perdidas; este proceso se llama duelo. Cuando algo en nuestra vida deja de tener sentido, para ello necesitamos pasar por un proceso de aceptación. Durante ese tiempo necesitamos entender los beneficios o los puntos positivos que podemos obtener de aquello que creemos que ya no encaja en nuestra vida.

Ocultar aquello que hiere a una parte de nosotros no es saludable, aquellas emociones que no se expresan en el momento necesario, saben explotar cuando menos lo esperamos.

[bctt tweet=”Las cosas que no decimos en su momento oportuno saben pasarnos una factura muy cara.” username=”alexadacier”]

La tristeza es una emoción que nos sirve como proceso de maduración personal. Las pérdidas fortalecen nuestro carácter y la valoración de las cosas que ya tenemos.

Todo en la vida tiene un proceso, las emociones son reacciones de poca duración, las negativas duelen y cuando sentimos una emoción que sacude por completo nuestro ser, creemos que ellas se quedarán eternamente en nuestra vida.

[bctt tweet=”¡Ningún dolor es eterno en la vida!” username=”alexadacier”]

No podemos controlar las perdidas en la vida sea física o emocional, no estamos preparados para perder, a nuestra naturaleza le gusta ganar y retener por mucho tiempo lo que tenemos en la mano. Ahora bien, nuestra mirada de como vemos y alimentamos nuestra actitud positiva sirve como bálsamo relajante para esos momentos no positivos que sabe traer la vida. Y no pasa nada si tienes que sentirte triste, la tristeza siempre llega para algo.

Algunas personas saben hacer de un día gris un día lleno de colores solo con la actitud que poseen. Otras personas no saben cómo sobrevivir después de las perdidas. Todo radica en nuestra actitud del día a día.

  • ¿Es lo mismo estar triste que estar depresivo?

Hoy en día existen muchos supuestos médicos o psicólogos que dan diagnósticos sin ser profesionales. Te voy a dar una pincelada de lo que es la depresión, ya que este término es un término muy psiquiátrico y no soy una experta para profundizar del tema.

La tristeza cuando es persistente se determina como depresión, un término que en ocasiones lo utilizamos muy mal, estoy depre, en vez de decir, estoy triste. Tristeza y depresión son dos términos diferentes y con síntomas desiguales.

Una perdida, sea física o emocional, nos puede llevar a la tristeza, cuando durante un proceso de duelo o de aceptación no hemos canalizado esta tristeza nos encontramos ante un cuadro depresivo.

La depresión suele ser un abismo sin fondo  el cual nos lleva a caer y nunca tocar fondo. La depresión lleva a aquellos que la padecen en creer que la mejor solución para encontrarle sentido a su vida es mediante el suicidio.

La depresión no es un estado que se pueda superar de manera voluntaria, no es válido solo decir hoy voy a dejar la depresión a un lado, este trastorno para superarlo necesita de ayuda profesional.

Los síntomas más frecuente de la depresión:

Tristeza de larga duración, ansiedad, sensación de soledad.

Pesimismo y desesperanza en la vida.

Sentimiento de culpa.

Perdida de interés en la vida.

Agotamiento físico, falta de interés a la hora de querer hacer algo.

  • En resumen:

Es mucho lo que podemos hablar de la tristeza, es una de las emociones básicas que posemos y de ella se activa otras emociones.

Gracias a la tristeza aprendemos a nadar en lo más profundo de nosotros mismos, buscando razón o explicación para justificar muchas cosas en nuestra vida.

Cada quien vive a su modo la tristeza, la tristeza sirve como un método de desahogo ayudándonos a liberar pensamientos y actitudes que en ocasiones no debemos tener.

Cuando este sentimiento invada tu vida intenta buscarle un sentido positivo y si no lo tiene, no te preocupes. No reprimas la tristeza en tu vida, no olvides que esta emoción es una reacción de poca duración. Tu actitud, tu aceptación en la vida es lo único que tienes  para salir de un estado de tristeza.

Cuando las cosas no tienen sentido en tu vida, búscale el sentido o fabrícalo.

La vida es muy corta para vivirla de manera triste.

No olvides que si tienes un tema emocional que necesitas trabajar puedes escribirme a Seguimosalexadacier@gmail.com

Saludos.

¡Seguimos!

Loading

Avatar del usuario

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.