Tiempo de lectura: 5 minutos

 ¿Cuánto tiempo se necesita para abrir de nuevo el corazón después de una mala experiencia en el amor?

Hay personas que no renunciamos al amor a pesar de lo difícil que ha sido “superar” algunas rupturas. Lo sé, a veces salimos de lugares donde nos vemos obligados a cerrar el corazón por un TIEMPO. Confiar de nuevo en un extraño, dejarlo entrar en nuestra vida y apostar de nuevo por el amor, es un acto de mucha valentía donde necesitas estar EN PAZ con esas relaciones del pasado que dejaron de funcionar. Sanar, sentir, perdonar y aceptar de la mejor manera posible que a veces el amor no puede ser en algunos lugares.

Los procesos emocionales es necesario vivirlos para poder sanar y superarlos. Sanar no tiene tiempo, porque eso va a depender de muchos factores. No te pongas tiempo para sanar, cuando estés lista te darás cuenta de ello. Porque el amor, cuando llega en muchas ocasiones no nos pide permiso para entrar en nuestra vida.

Ojalá no permitas que el miedo, las heridas del pasado te lleven a no querer abrir de nuevo tu corazón. Las desilusiones amorosas son aprendizajes, porque gracias a ellas sabes claramente lo que quieres y puedes recibir en el amor. Ahora, aunque te cueste creerlo estás preparada para amar desde un lugar más sano, donde sabes perfectamente cuando quedarte o irte de esos lugares que no pueden quererte como te lo MERECES.

Lo que sucedió en el pasado se queda en el pasado, aunque la herida sigue abierta por mucho tiempo, es necesario reencontrarse con una misma y entender que el amor no duele. Y en esos lugares donde saliste lastimada es evidencia que ahí no era.

Quiero decirte, que no todas las personas son malas en el amor. Existen millones de personas y te aseguro que la persona adecuada si existe. A veces para protegernos cerramos por completo nuestro corazón y aunque en medio de nuestra burbuja nos sentimos protegidos, eso no siempre resulta ser algo sano.

Deja de creer que eres insuficiente en el amor o que para tener una relación estable vas a necesitar tener SUERTE. No, el amor es energía y esa energía cuando lo llevas dentro, nunca muere del todo.

Antes de abrir de nuevo tu corazón

Mejora la relación que tienes contigo

Vuelve a ti, sana tus heridas del pasado. Sé responsable de tu felicidad, bienestar emocional y paz interior. Intenta ser un recipiente de amor para ti, cuando alguien vuelva a entrar en tu vida, que esa persona pueda ver  lo completa que ya eres y que no necesitas que otros sean responsables de ti.

Sé el tipo de persona que dejarías entrar en tu vida.

Ten contigo el tipo de relación que te gustaría tener en otros lugares.

Trátate, cuídate, Valórate y sobre todo respétate de la manera que no vas a negociar en tus próximas relaciones.

Toma tu tiempo para sanar

Entendiendo que el desamor es una escuela donde emocionalmente vemos quienes somos cuando el amor no está presente. Quienes somos cuando dejan de querernos y quienes somos cuando necesitamos cuidar de nosotros cuando hay mucho dolor o decepción presente.

Por favor, no te apresures en meter a alguien de nuevo en tu vida. Incluso si estás conociendo a alguien, intenta llevar las cosas despacio, sin tantas expectativas y mucho menos sin la necesidad de esperar que la otra persona te salve del desamor.

Toma tu tiempo para estar bien y sobre todo para elegir desde un lugar más sano y consciente tus próximas relaciones.

Sé honesta contigo y pregúntate

Para dejar que alguien entre de nuevo en nuestra vida es necesario ver ¿Cómo estoy yo ahora mismo, emocionalmente hablando? Sanar no es lineal, pero, siempre hay pequeñas evidencias para darme cuenta si estoy bien del todo o sigo en el proceso de recuperarme de una ruptura.

¿Estoy lista para dejar que alguien entre de nuevo en mi vida?

¿Qué quiero compartir con la próxima persona que llegue?

¿He sanado, perdonado y soltado esas relaciones que no funcionaron en el pasado?

¿Qué quiero recibir en una relación?

¿Qué quiero dar en una relación?

¿Qué no voy a negociar en una próxima relación?

¿Para qué quiero de nuevo una persona en mi vida?

Intenta conocer de la mejor manera posible a tus pretendientes

Elegir en el amor y hacerlo bien a veces es como apostar por la lotería. Puede ir bien y puede ir mal, eso no solo va a depender de ti. 

Hay cosas que son tan importantes a la hora de abrir de nuevo nuestro corazón y tenerlas claras siempre ayudan

¿Puedo confiar de nuevo en un extraño?

¿Sé con claridad mis necesidades afectivas?

¿Emocionalmente soy responsable de mí?

¿Tengo claro qué tipo de relaciones encajan conmigo?

¿Puedo estar con alguien que no tenga los mismos valores, creencias políticas y religiosas que yo?

Aprender a estar bien contigo

En el tiempo de sanar, cicatrizar y aceptar lo que dejó de ser, es necesario aprender a estar bien con uno mismo. entendiendo que la primera persona que se quedará a tu lado, eres tú. Que necesitas, mereces y debes ser tu aliada en todo tiempo.

Cuando la soledad no es una carga, quedarte contigo no es un dolor de cabeza, te encuentras preparada para estar de nuevo al lado de alguien. Porque no buscas que nadie venga a llenar nada en ti, más bien busca compartir, dar y recibir amor.

El tiempo para abrir de nuevo el corazón lo pones tú cuándo

·        Emocionalmente te encuentras en paz con tus relaciones del pasado.

·        Cuando tu ex no es parte importante de tu presente.

·        Cuando ahora sabes con claridad que quieres y puedes dar en el amor.

·        Cuando quieres y deseas compartir tu vida desde la libertad.

·        Cuando no buscas que otros sean responsables de tu felicidad.

·        Cuando eres consciente de los fallos que cometiste en tus relaciones pasadas.

·        Cuando te sientes suficiente para amar, entregarte y confiar.

·        Cuando dejas de culpabilizar a tu expareja y aceptas la parte de responsabilidad que tuviste en aquello que no funcionó. 

Alexa ❤

Imágenes de: Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.