Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 57 segundos

Hablemos del suicidio

Miles de personas a diario quieren quitarse la vida, dejaron de creer en todo, no tienen fuerzas para seguir. No es cobardía ni mucho menos valentía.

Rossa 30 años.

Fue ese día que descaradamente me dijo que iba a quedar con su amante, habíamos dormido en la misma cama la noche anterior, me miro y me dijo que necesita verle. Mi mundo se fue a la mierda en un segundo, era la primera noche que iba a estar sin él después de enterarme de su juego conmigo. Comencé a sentir algo extraño en mi cuerpo, una corriente que nunca había sentido, creo que algunos le llaman ansiedad. Me pasé todo el día llorando; no comí, le daba mil vueltas a la cabeza, no sabia que había pasado, cómo alguien que amaba tanto me podía hablar de su amante, mientras seguíamos durmiendo en la misma cama.

Pensé que lo nuestro nunca iba a llegar a su fin, pensé que él estaría a mi lado en mis peores momentos. Pensé que podía contar con él un poco más. En ese día comencé a buscar en Google ideas para morirme, de verdad que me sentí muerta con su traición. Quería matarme, me sentí que ya no valía como persona, me sentí fea y usada.

Y ahí fue, decidí matarme, 10 pastillas para quedarme dormida, la idea era tomar unas 20 0 30, pero tenia dolor en el estómago, comencé a vomitar, no tenia fuerzas para vivir, no quería vivir. Esa persona ya me había matado, me entregué ciegamente, le di lo mejor de mi sin nada a cambio, nunca me imaginé que alguien como él podía hacerme daño. Era imposible pensar que el podía jugar sin piedad conmigo.

Lucia 28 años

Comencé a cortarme los brazos, ahí encontré placer para calmar mi dolor. Mi vida se fue a la mierda de la noche a la mañana y no me estaba dando cuenta. Me sentí muy sola, no sabia con quién podía contar, estaba lejos de los míos, mientras estaba compartiendo mi vida con un cobarde que me usaba como su tapadera, era bisexual o gay, no sé. Nunca me contó su preferencia sexual. Mientras vivíamos juntos, él se acostaba con un chico 20 años menor que él. Fue un golpe duro, no sabia de quien me enamoré, descubrí muchas cosas feas de él, era otra persona o no conocía su verdadero rostro. Dormía con mi enemigo y no lo sabía. Deseé morirme, mi dignidad como mujer se había ido al suelo. Me quedé frustrada, hasta la fecha creo que solo fui un juguete en su vida. No quería seguir viviendo, no quería despertar y seguir teniendo ese dolor tan fuerte en el pecho.

Luz 20 años

Lo intenté en dos ocasiones, quise dejar de existir, tenía mucho problema de autoestima, estaba teniendo muchas dificultades en casa, no tenía a nadie que me ayudara. Fui traicionada varias veces, muy golpeada por la vida; me sentía muy vacía, no tenía amigos, así que por estupideces que cometemos en la vida, decidí atentar contra mi vida.

La primera vez: estaba sola en casa, me sentí muy depresiva a raíz de todos los problemas, así que sin más preámbulos conseguí unas pastillas en el botiquín de emergencia y saqué 20 pastillas diferentes y me las tomé, me recosté en mi cama a esperar que todo hiciera efecto, pasaron alrededor de 1 hora no sentí nada. Alguien me habló, me susurró al oído que lo que estaba haciendo no era algo bueno, me asusté mucho, me levanté de la cama, lavé mi cara intenté vomitar las pastillas y así fue todas estas pastillas salieron dentro de mi tan cual me las tomé. Estaban enteras como si no hubiesen estado en mi estómago…

La segunda vez: intenté quitarme la vida cortando mis venas, pero me faltó valor, me di cuenta de que esa no era la manera de terminar los problemas. Eso agravaría más la situación y provocaría un gran sufrimiento en mis seres amados, desde ese momento me di cuenta de que Dios me tiene con un propósito aquí en este mundo, de que soy una elegida por él. Dios ha sido bueno conmigo en cambió yo no lo he sido con él, aun así, él me cuida y me ayuda siempre…

“La adolescencia es una etapa muy difícil ” Gracias Alexa por cada palabra de aliento y motivación personal, me has ayudado mucho.

¡Gracias!

Hablemos del suicidio

La depresión es un trastorno patológico que es considerado como una de las enfermedades mentales más peligrosa. Una persona que decida quitarse la vida es una persona que ha estado hundido en la depresión, se ha sentido solo incluso estando rodeado de personas especiales. La depresión no es un juego, es el espejo para decirnos lo mal que esta esa persona por dentro. Es el llanto del alma, un grito desesperado cuando la vida nos sorprende con algo que no esperábamos.

Cualquiera puede caer en depresión, de la noche a la mañana nuestra vida puede cambiar en un segundo, perder cosas, perder un se querido, terminar una relación o sencillamente sentirnos vacíos por dentro.

El suicidio es la salida más rápida para apaciguar el dolor del alma. Es el intentar buscar alivio al dolor que perdura por mucho tiempo en nuestro cuerpo. No es un acto de cobardía ni mucho menos de valentía, solo el que ha toca fondo o pasado por una depresión, sabe hablar de estos síntomas que todo desconocemos.

La taza del suicidio cada día va en aumento, es una epidemia silenciosa que no distingue; sexo, edad, cultura o posición económica. A veces se cree que esta es la única salida para no seguir sufriendo en la vida, la mente del suicida es una mente inquieta, una mente lastimada por algunos golpes de la vida.

Para lidiar con estos pensamientos lo importante es buscar ayuda, no quedarte hundido en ese dolor. Es necesario reconocer que solo no puedes salir. Callarte lo que te duele no hará que ese dolor se vaya.

Antes de quitarte la vida:

Antes de quitarte la vida, pide ayuda.

Antes de quitarte la vida, grita, llora, habla, pide lo que no tienes.

Antes de quitarte la vida: piensa en el dolor que le dejarás a tus seres queridos.

Antes de quitarte la vida: piensa en esas personas que están luchando día tras días para vivir.

Antes de quitarte la vida: Ámate, porque solo el mor propio puede sanar cualquier dolor en nuestras vidas.

Antes de quitarte la vida: mírate en el espejo, acéptate y perdónate.

Antes de quitarte la vida: sé capaz de pensar un poco más en ti.

Antes de quitarte la vida: abraza la vida, aprende de ese dolor.

Antes de quitarte la vida: agradece por lo que tienes, mira tus logros.

Antes de quitarte la vida: deja que el tiempo enjuague tus lágrimas.

Antes de quitarte tu vida: vuelve a vivir.

Antes de quitarte la vida: sueña de nuevo.

Antes de quitarte la vida: visita a una persona que este luchando con una enfermedad terminar.

Antes de quitarte la vida: ama todo lo que tienes.

Alexa

Loading

Avatar

Escrito por

Alexa Dacier

Un espacio para aprender a amar tu caos.
A veces nos perdemos, la tristeza se instala o todo deja de tener el sentido que tenía antes. La vida no es siempre de color de rosa.