La autoestima, el viaje emocional que nunca termina

Últimamente recibo preguntas que pensé que para muchas personas era obvia saber la respuesta ¿Qué es la autoestima? ¿Por qué a veces no tengo amor propio? ¿Cómo tener una alta autoestima? Y sé que a veces nos castigamos a nivel emocional cuando la autoestima no está presente. Para mí la autoestima es un viaje emocional que nunca termina. Un viaje donde emocionalmente tenemos que irnos descubriendo, vernos cara a cara con nuestras sombras, inseguridades, miedos, decepciones vividas y a la vez las virtudes bonitas que tenemos. Una mezcla de todo lo que somos. 

La autoestima es la relación sana que se supone que tenemos con una misma. Pero, cuando hay muchos juicios, prejuicios, cuando somos duras con una misma, la autoestima desaparece un buen rato. Y es difícil regresar a ella cuando nos pasamos tanto tiempo siendo nuestros peores enemigos. Para tener esa autoestima que tanto deseas vas a necesitar saber qué implica para ti quererte y ser consciente de que cosas, personas, lugares, situaciones o pensamientos te alejan del todo de tu amor propio. 

El amor a una misma, nuestra forma de tratarnos, valorarnos, cuidarnos, respetarnos y a la vez validarse, debería ser algo incondicional, innegociable. Pero, no siempre es así. Y está bien si a veces la autoestima desaparece, el punto importante es saber regresar a nosotras, volver a queremos, volver a cuidarnos y aprender a elegirnos, como si fuéramos ese postre favorito que nunca estaríamos dispuesto a renunciar. Mírate, así como algo que quieres tener siempre en tu vida. 

Quererse a una misma tal como somos, resulta el caos de lo que es la autoestima, porque tenemos una lista inmensa para clasificar las cosas negativas que tenemos. Ahí sale la parte crítica que todos tenemos. Un mostró emocional que nos aleja de la autocompasión que deberíamos aplicarnos en algunas ocasiones. 

Nunca seremos perfectos y creo que eso es algo positivo, porque desde esas imperfecciones podemos descubrirnos y amarnos desde lugares totalmente diferentes. La imperfección es parte de nuestro sello como humanos y eso deberíamos respetar. No intentes ser algo que no puedes ser o no serás. Aléjate de esa necesidad constante de querer agradar a los demás si quieres tener una sana autoestima. 

El viaje de la autoestima incluye conceptos sumamente importantes que debemos cultivar para amarnos sanamente 

•       Autorespeto 

Aceptarte tal como eres. Intentar tratarte con respeto que a veces es más importante que intentar amarnos a la fuerza. ¡Difícil en algunas ocasiones! 

•       Autoaceptación

Hacer las paces con las cosas negativas que hay en nosotros. 

•       Autoevaluación 

Saber evaluarse a una misma desde un lugar seguro. 

•       Autoconcepto 

La percepción o imagen que tienes sobre ti. 

•       Autoconocimiento 

Ser consciente de la manera posible, quién eres. 

Hay muchas cosas que nos pueden alejar de nuestro amor propio; una separación, la ansiedad, la tristeza constante, crisis emocionales, adicciones, pérdidas importantes, proceso migratorio, la vida en sí misma. Cuando esos matices aparecen, es necesario saber que podemos apoyarnos en otras personas para fortalecer nuestro amor propio. Muchas veces los demás son espejos necesarios para vernos cara a cara con muchas carencias emocionales que tenemos. 

La autoestima saludable 

Una persona con buena autoestima se siente preparada para afrontar los desafíos que aparecen en la vida. Los problemas cuando aparecen, una persona con buena autoestima intenta ser racional y conectar con sus fortalezas. Entendiendo que a veces hay cosas que sí y otras que no van a depender de una misma. 

Cuando tenemos una autoestima sana intentamos validar y respetar nuestras emociones. Una autoestima sana, es el espejo de reconocer que cuidar la relación que tenemos con una misma, es importante para vivir en equilibrio en este mundo caótico. 

Cuando tenemos una autoestima sana intentamos cuidarnos y comprendernos. Incluso cuando nos cuesta hacerlo, desde la compasión buscamos la manera de velar por nuestro bienestar emocional. 

Una autoestima sana te ayuda a salir corriendo de los lugares que no pueden o quieren quererte. 

Una sana autoestima es ir detrás de las cosas que te aportan felicidad. 

Cuando nuestra autoestima es sana, sabemos poner límites, porque entendemos que solo así lograremos cuidarnos de algunos lugares e incluso personas. 

La autoestima sana te hace reconocer tus limitaciones, tus miedos, tus inseguridades y pensamientos intrusivos. 

La autoestima sana te permite ser empática con tus propios procesos. 

De seguro has pasado mucho tiempo muy dura contigo misma, ahora toca hacer las paces contigo. Perdonarte y entender que tú eres la única persona que estará para ti en primer lugar cuando te llegaras a necesitar. 

La autoestima cuando está presente sirve como guía para relacionarnos de manera más gratificantes con otras personas. Una autoestima sana te ayuda a dar lo mejor que hay en ti. 

Todos los seres humanos necesitamos aceptarnos y amarnos. La autoestima sana te permite evaluarte sin la crítica dura o negativa. Esa autoestima te permite cuidar tu integridad, sintonizar sanamente con tu yo interior, sentirnos más seguras con una misma. 

Intenta quererte, poco a poco, con lo que tienes. Intenta conocerte, descubrir quién eres. Intenta mirarte más con amor, con bondad, con cariño. 

Aprender de las situaciones dolorosas del pasado nos permite conocernos más, mejorar quiénes somos, soltar lo que no necesitamos y quedarnos con lo que vale la pena. 

Es necesario tener la capacidad de observarnos con amor, mirar todas las veces que sea necesario hacia dentro. Detenernos, para sentirnos, para oírnos, para acompañarnos. 

El amor propio, ese viaje emocional que nunca termina es entender que solo tú puedes hacerte feliz. 

Trabaja en ti, en saber cómo estar bien con tu propia compañía. Trabaja en conocer e identificar tus emociones, las negativas, las positivas. Trabaja en no huir más de esa voz interior que en ocasiones te lastima y te recuerda cosas negativas que hay en ti. Trabaja en descubrir tus límites, conocer lo que vales y apreciar quién eres. Trabaja en ti, poco a poco, pero, intenta hacerlo. 

Reencontrarnos con nuestro amor propio es el mejor regalo que podemos hacernos. 

Alexa ❤

Fotos: Adobe Stock

Written by

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.