Tiempo de lectura: 6 minutos

Separación sanadora ¿Nos damos un tiempo y luego lo volvemos a intentar?

Cuando una relación no avanza lo primero que pensamos es en dejarlo. Quizás por el desgaste que implica quedarse en ese lugar. No es nada fácil reconstruir una relación y hacernos cargo de la parte que nos toca. ¿Qué nos faltó? ¿Cómo hemos ido resolviendo los conflictos que se venían repitiendo uno detrás de otro? ¿Por qué la relación bonita que teníamos ahora no encaja con lo que ambos queremos o necesitamos? ¿Por qué dejamos de apostar por la relación?

Existen alternativas antes de dar el paso de dejar definitivamente a tu pareja. Claro, esas alternativas tienen que ser con la intención de querer recuperar lo que un día ambos tenían y ahora no tienes con tu pareja. ¿Puede funcionar una relación después de haber estado separados por un tiempo? Cuando una relación no está pasando por su mejor momento tiene tres opciones; dejarlo, seguir juntos tal como está la relación o reconstruir la relación. ¿Cuál puedes elegir?

Cuando la relación se encuentra sobre ruinas, no todos quieren reconstruir y seguir. Ambas opciones son válidas y respetables.

¿Qué es una separación sanadora?

En pocas palabras estamos hablando de darnos un tiempo como pareja, porque separarse o dejar la relación nos da miedo o no queremos hacerlo del todo.

La idea es a nivel individual trabajar en construir una relación sana con uno mismo, para luego entregarnos sanamente en esa relación que antes nos importaba. Para que la separación sanadora sea eficaz cada uno tiene que comprometerse en ver su cuota de responsabilidad sobre el desgaste de la relación. Aquí no se trata de culpabilizar a nadie, se trata de entender que ambos hemos callado o soportado cosas que sabíamos que no estaban bien en la relación.

Una separación sanadora es una separación planificada, no es una decisión que se toma de la noche a la mañana. Incluso hemos ido a terapia de pareja, hemos hablado de nuestras opciones a pesar de los conflictos sin resolver, dentro de nosotros hay una esperanza sobre lo que ambos nos podamos aportar como pareja más adelante.

En una separación sanadora: ambos entienden que invertir en ellos mismos a nivel personal es fundamental para reconstruir la relación más adelante.

¿Qué propósitos nos podemos plantear para una separación sanadora?

·        Analizar de manera individual cuáles cambios hicimos y no fuimos conscientes de ello: a nivel emocional, sentimental, social, físico. Porque muchos de estos cambios pudieron afectar tu manera de apostar por tu pareja.

·        Intentar ver qué recursos necesitas para transformar tu relación en algo sano, estable y seguro para quedarte.

·        Ver que significa el concepto de ser pareja y como lo estábamos viviendo en esa relación.

·        Poner en perspectiva los límites que antes no sabías poner en ese lugar.

·        Ser conscientes si después de haberse dado un tiempo, ambos quieren seguir juntos o tendrán que tomar la decisión de dejar la relación. Terminar por lo sano implica que entendimos mediante esa separación sanadora que no éramos felices y que no queremos repetir esos conflictos que no sabemos resolver. Es también una oportunidad de terminar sin conflicto y dejar espacio para una futura amistad, más adelante.

Razones para tener una separación sanadora

·        Llevas tiempo sintiendo que te ahogas en esa relación. Tristeza, presión por no saber qué hacer.

·        Tu pareja te ha confesado que no siente lo mismo y que no tiene claridad alguna con lo que quiere en estos momentos.

·        Tienes heridas de la infancia pendientes de sanar y necesitas un espacio a solas para sanar ese proceso de tu vida.

·        Sientes que te has perdido por todo lo que has invertido en tu relación y ahora necesitas reencontrarte contigo.

·        Necesitas vivir la experiencia de volver a estar soltera, quizás llevas mucho tiempo en esa relación y sientes que no sabes quién eres.

·        Tu relación no ha sido lo que querías porque te ha tocado salvar, sostener y cargar con la relación tú sola en muchas ocasiones y ahora necesitas respirar.

·        Llevas tiempo queriendo cambiar a tu pareja, intentado entender cosas que antes no eran visibles en la relación.

¿Cuál es la duración de la separación?

Una separación sanadora merece tener un inicio y un final, porque de lo contrario sería una manera de terminar la relación con mentiras y no dar la cara. Honestidad, ante todo, si de verdad queremos sanar y reconstruir la relación.

El límite de tiempo es un acuerdo entre los dos, según las necesidades de ambos deben establecer cuánto tiempo van a necesitar.  

No es fácil separarse físicamente de la pareja, incluso si emocionalmente nos sentimos desconectados como pareja. Sería bueno ir poniendo el tiempo de manera progresiva. Eje: primero una semana, luego dos, luego tres.

La preocupación no debería ser el tiempo, debería ser lo que ambos hacen durante ese tiempo.

¿Cómo saber qué es el momento de volver a estar juntos?

 Ponerle un final a la separación es crucial para medir lo que hemos aprendido y qué decisión queremos tomar. Muchas veces las parejas no se sienten bien con la separación y deciden sanar juntos. También sucede el caso que cuando más dura la separación, más dudas surgen sobre si quieren regresar a lo que antes tenían. Es un riesgo que puede suceder, ver que un tiempo sin esa persona ambos no tienen nada que aportar.

¿Implica una separación sanadora vincularse con otras personas?

Si queremos sanar lo más recomendable es no vincularse con otras personas. Porque no vas a invertir el tiempo en sanar para ti. Para muchas personas el hecho de gastar energía en una relación externa produce mucha incapacidad de conectar consigo misma. Las relaciones de cualquier vínculo que sean merecen nuestra atención en muchas ocasiones.

Las personas que en realidad están implicadas en sanar, estar mejor para sí misma y su relación consideran que no tienen tiempo o energía para vincularse con otras personas.

Para algunas personas conocer a alguien nuevo implica desnudarse emocionalmente y no siempre estamos disponibles para hacerlo.

Recomendaciones

En tu proceso necesitas un espacio seguro para apoyarte. No dudes en hacerlo con amigos o terapia. Te vendrá muy bien, para aclarar y no sentirte sola en ese proceso.

La separación sanadora es para sanar no lo confundas como una opción viable para no decirle a tu pareja que ya no quieres seguir en la relación.

Aprovecha ese tiempo para mirar hacia dentro y conectar contigo misma.

Pon en balanza tu cuota de responsabilidad y analiza que cosas diferentes puedes ofrecer a tu pareja si quieres seguir con la relación.

No te castigues si los primeros días, semanas o meses sientes que no podrás seguir sin esa persona. La idea es aprender a construir una relación sana, basada en la independencia y no en el amor de ataduras.

Si quieres trabajar en este tema ¡te veo en consulta!

Alexa Dacier

Psicóloga online

Terapeuta sexual y de pareja

Imágenes: Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.