Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 15 segundos

Infidelidad ¿Cómo superarlo?

Todos queremos un amor que no duela y que mucho menos traicione. Entregarse en una relación es esperar que esa persona sea lo más honesta y respetuosa posible. No es nada fácil aceptar y mucho menos asimilar una infidelidad, es uno de los procesos más traumáticos para algunas personas. Y una de las heridas emocionales más difíciles de sanar. Una infidelidad nos rompe, en un segundo dejamos de confiar, creer y sentirnos seguros al lado de esa persona. Es una traición, las traiciones siempre duelen y mucho más cuando viene de las personas que amamos.

Es un tema que siempre estará presente en nuestra sociedad, ojalá desapareciera y no hiciera daño que hace. La infidelidad puede romper una relación para siempre o unir más a la pareja, cada pareja es un mundo y de igual manera tienen sus códigos o no negociables en una relación.

Si llegaste a este post es porque apuestas por las relaciones monógamas y para ti es de suma importancia que tu relación sea sencillamente de dos y para dos. Ser fiel no te hace ser mejor persona, pero, si es mucha inmadurez de nuestra parte estar en una relación monógama cuando no queremos ser responsables, mentir, engañar y traicionar.

¿Por qué el infiel no confiesa que es infiel?

Ojalá al iniciar una relación y que nuestra pareja fuera lo más honesto posible. Pero nadie va con cartel diciendo “Hola soy infiel” hay muchos detonantes detrás de la infidelidad, esa persona no inició la relación pensando que iba a ser infiel, son cosas que suceden donde se pone a prueba las bases que nos unían como pareja.

Es importante decirte que las personas infieles aman creer que no serán descubiertas. Ser infiel para algunos es alimentar la adrenalina del placer de vivir una doble vida, la sensación de poder mentir y que la otra persona le crea.

Muchas veces la persona infiel va dejando señales para darnos cuenta de que la relación estaba rota y solo estaba a tu lado por estar, por los bienes en común o por los hijos. Y también hay infieles que nunca serán descubiertos, pero la mayoría casi siempre la cagan y todo sale a la luz.

Quedarse al lado de alguien que no queremos y no vamos a hacer nada para querer a esa persona o comprometernos en la relación, es ser un aprovechador de los sentimientos de los demás.

Descubre una infidelidad trae en su equipaje las siguientes emociones

•       Irritabilidad

•       Malestar

•       Rabia

•       Culpa

•       Enfado

•       Ira

•       Rencor

•       Sentimiento de venganza

•       Odio

•       Baja autoestima

•       Sentimiento de inferioridad

•       Decepción

La infidelidad es ver otra cara de tu pareja una que para nada es de tu agrado. Es creer que estabas al lado de un desconocido, por todas las mentiras y actitudes de esa persona. Es lógico si nos sentimos afectadas el querer una explicación que no es lo mismo que una justificación. Es natural que tengas dificultades para aceptar lo que te está sucediendo, que duela y que te sientas perdida en tu dolor.

Después de la ruptura ¿Qué hago?

•       Tener tu espacio para reflexionar si vale la pena seguir ahí y ver si volverías a confiar en esa persona.

•       Hablar ambos y tomar una decisión de seguir juntos o el adiós para siempre.

•       Cuida de ti y respeta ese dolor.

•       Evaluar qué ha significado para ti esa infidelidad.

•       Evaluar que te faltó en tu relación (comunicación, honestidad, tus negociables en el amor, tus límites y etc.).

•       Analizar que te sobró (confiaban más en tu pareja que en ti, viste algunas señales y lo pasaste de alto, tenías miedo a que esa persona no quisiera estar a tu lado).

•       Ve a terapia, lo vas a necesitar.

Para superar es necesario aceptar, la aceptación es un proceso que requiere tiempo, paciencia y mucho amor de nuestra parte. Cuando aceptamos vemos si somos capaces de tolerar la incertidumbre de pasar por lo mismo.

Si decides perdonar a esa persona debes saber que el perdón no es un botón que va a eliminar el dolor, Vas a necesitar TU TIEMPO para reconstruir de nuevo la confianza de la relación, hablar y analizar cómo aplican la honestidad y el respeto en la relación.

Las relaciones son muy complejas, no todo será de color de rosa y dentro de la relación nuestras responsabilidades cambian, nuestras prioridades también. A veces no sabemos cómo decirle a nuestra pareja que no estamos bien, nos quedamos porque no queremos perder a esa persona del todo. Hay diferentes causas para que alguien sea infiel, sea cual sea las razones no deja de doler a la parte que se ve afecta.

¿Cómo superarlo?

Sé que estás bien hundida en tu dolor, el corazón destrozado y crees que no hay salida para salir de eso pozo de tristeza. Podemos salir de ahí, no olvides que todos podamos descubrir y cultivar la resiliencia en nuestra vida. (La resiliencia es nuestra capacidad que tenemos para hacer frente a las adversidades y superarlas). Todo va a depender de tus recursos y fortalezas emocionales. Aquí entra en juego tu nivel de tolerancia con las pérdidas, las traiciones y las decepciones.

•       No te culpes, que sí que duele y todo lo que quieras, pero quien falló en la relación no fuiste tú. Responsabilízate de la parte que te toca, sanar tus heridas. La culpa juega un papel muy importante en nuestra autoestima y trae consigo otras emociones desagradables: sentirse inferior y creernos insuficientes.

•       No te compares con la amante de tu pareja, tú eres tú con tus cualidades, tus valores y tus virtudes. Cuidado con el ego herido, nos puede llevar a creer en cosas que no son reales. No eres un objeto tu pareja no se fue con alguien mejor.

•       Respeta tu dolor, duele y va a doler un buen rato, con eso no puedes luchar.

•       No te alejes de los tuyos, es muy importante tener un grupo de apoyo emocional. Los amigos son para que nos abracen en las malas.

•       Ocúpate de ti, en sanar, sentir, cicatrizar, ahora te estás necesitando, no te abandones en medio de este dolor.

•       Asume la parte más importante reconstruirte en terapia, si llevas un buen tiempo y sigues herida, hundida en el papel de víctima y esperando que alguien te salve. Busca urgentemente la ayuda de un profesional, que esté a tu lado y te ayude a descubrir las herramientas que tienes para salir de ahí.  No te enamores del sufrimiento, siempre se puede salir del pozo a veces solos o con alguien que nos acompañe.

•       Plantéate nuevos objetivos contigo, si decides seguir tu vida sin esa persona, intenta que no sea un infierno por el dolor presente. Esto va a doler un buen rato, pero, no olvides que vas a necesitar mucho de ti para salir de ahí.

Alexa ❤

Loading

Avatar del usuario

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.