Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 36 segundos

 Estoy confundida, no sé qué estoy sintiendo ahora mismo por mi pareja

¿Se ha terminado el amor?

¿Por qué sexualmente mi pareja ya no me pone?

¿Por qué a veces me incómoda estar cerca de mi pareja?

¿Por qué me cuesta decirle a mi pareja lo que estoy sintiendo?

El amor cambia y lamentablemente cuando sucede nos sentimos atrapadas, porque no tenemos claridad alguna sobre lo que estamos sintiendo. Tampoco sabes qué decisión tomar, porque luego no quieres arrepentirte. Y qué complejo se vuelve el amor cuando nuestros sentimientos no son claros en algunos lugares.

Sé necesita mucha honestidad de tu parte para decirle a tu pareja, que ya no estás sintiendo lo mismo. Es una conservación incómoda, pero necesaria, porque a veces pasamos a fingir y es necesario entender que los sentimientos no se pueden ocultar por mucho tiempo. Tu pareja, sentirá esa desconexión incluso si no te lo dice.

Cuando te sientes desconectada de tu pareja, piensa en cómo te gustaría que fuera esa persona contigo si la moneda fuera al revés. ¿Te gustaría que te lo dijera? ¿te gustaría que ambos fueran a terapia de pareja, para ver cuáles son los detonantes de esa desconexión? ¿Qué te gustaría que tu pareja hiciera por ti, si sus sentimientos llegaran a desaparecer? Puede ser difícil encontrar las respuestas, porque cuesta creer que el amor se puede terminar. Pero, a veces lo que en realidad está cambiando es nuestra forma de amar a nuestra pareja, quizás ahora lo estás haciendo desde un lugar de calma y menos expectativas. ¡Complejo!

 

Pregúntate

¿Quiero seguir con esta persona?

No es nada fácil hacerse esa pregunta, pero, necesitas tener una conversación honesta contigo misma, sobre cómo ves tu vida al lado de esa persona dentro de tres, cuatro o diez años. Pero lo más importante, es poder ver cómo está la relación en este momento presente. ¿Cómo te sientes al lado de esa persona?

El amor no siempre es suficiente para sostener una relación, lo que pasa, es que antes de que el amor desaparezca, otras cosas también han desaparecido en ese lugar. Ejemplo: la comunicación, la intimidad, momentos individuales, renovar los acuerdos que una vez habíamos establecidos, poner en balanza las necesidades que teníamos en ese lugar. Cosas y más cosas. El amor no siempre es el único competente, pero, cuando este no se hace presente, pesa mucho más el querer seguir en ese lugar.

¿Qué me unió a esa persona?

Trasládate a esos primeros encuentros con esa persona, ¿Qué viste en esa persona para elegirla? ¿Qué sentiste cuando esa persona te habló, te tocó o estuvo cerca de ti? ¿Qué sensaciones bonitas se despertó en ti, cuando comenzaste a salir con esa persona o cuando el primer te amo, estuvo presente?

A veces necesitamos trasladarnos al pasado para recordarnos porque una vez decidimos apostar por esa persona. Y lo sé, quizás en el camino ambos fuimos mostrando cosas negativas que nos ha llevado a no seguir eligiéndonos. Pero ahí está el desafío del amor, elegirnos de nuevo cuando hemos conocido nuestras sombras, miedos, inseguridades. Y es ahí donde el amor se pone a prueba, para seguir o para dejarlo.

¿Qué estás sintiendo?

Hablamos de sentir, porque es una mezcla de muchas cosas que a veces no sabemos poner en palabra, dicen que el amor es un sentimiento difícil de ocultar. Es difícil no reconocerlo en algunas ocasiones.

Sé honesta contigo misma ¿Qué estás sintiendo?

¿Soledad? ¿Miedo? ¿Angustia? ¿Ansiedad? ¿Decepción? ¿Desconexión?

Y aunque nos cueste verbalizar o ponerle nombre a lo que estamos sintiendo, dentro de nosotros sabemos muy bien cuando ya no sentimos lo mismo.

Quizás esa relación ya no encaja con la nueva versión de quién eres en este momento presente.

Quizás el amor que antes sentías en ese lugar se ha transformado en un amor diferente, amistad.

Quizás te fuiste alejando y verte tan lejos de esa relación te ha ayudado a entender que ya no quieres seguir en ese lugar.

¿Para qué seguir con esta persona?

No sé cuáles son tus objetivos para conseguir en pareja, creo que pocas veces sabemos que queremos en realidad al lado de algunas personas o de algunas relaciones.

Las necesidades pueden ser;

Tener una familia.

Tener un compañero de viaje, de vida.

Tener un proyecto bonito con alguien.

El reconocimiento social.

Seguridad.

Estabilidad.

La lista puede ser larga y muy personal a la vez, descubre tus razones.

¿Te ves sosteniendo un nosotros con esa persona? ¿Qué implica para ti, el quedarte en ese lugar?

¿Te quieres ir?

¿Has barajado la idea de irte?

¿Has visto tu vida fuera de ese lugar? ¿Te sientes atrapada en ese lugar?

No es una decisión que se tome fácilmente e incluso he conocido personas que han tomado dicha decisión y cuando estuvieron sin la pareja, querían regresar y ya era tarde. Es un riesgo irse, pero, quedarse cuando ya no sientes lo mismo es muy egoísta de nuestra parte.

Para algunas personas tomar esa decisión produce en ellos, mucha ansiedad, por el sentimiento de fracaso, por el miedo al qué dirán, por una vez más no poder sostener una relación. Mira, cuando se trata de cuidar tu paz mental, estar bien contigo misma, si irte es la mejor opción, vete.

Pero, hazlo por lo bonito, por lo sano. Desde la gratitud de lo vivido. Sin intención de hacer daño. Irse por lo sano es regalarle a esa persona paz. No te quedes por evitar sufrimientos, esa persona aprenderá a estar bien sin ti. Aprenderá a ser feliz sin ti. Aprenderá a amar de nuevo en otros lugares.

La regla de oro en el amor es; ser lo que quieres que sean contigo. Dar lo que quieres recibir de los demás. Ser un espejo del tipo de amor que quieres recibir de los demás. Y es cierto no siempre lo demás, quieren o pueden darnos de la misma manera, no se trata solo de eso, se trata de ser lo más honestos posibles con lo que ahí ya no estamos sintiendo.

No es nada fácil dejar de querer a alguien que sigue queriéndonos, que sigue eligiéndonos o haciendo planes a largo plazo con nosotras. No es fácil ver que el amor desapareció y nuestras ganas de seguir en ese lugar, también.

Tu pareja merece honestidad de tu parte. Y tú mereces ser feliz en los lugares que decidas quedarte.

¡Te veo en consulta!

Alexa Dacier

Terapia de pareja

Terapia sexual

Fotos Adobe Stock

Loading

Avatar

Escrito por

Alexa Dacier

Un espacio para aprender a amar tu caos.
A veces nos perdemos, la tristeza se instala o todo deja de tener el sentido que tenía antes. La vida no es siempre de color de rosa.