Tiempo de lectura: 5 minutos

Etapas de una relación sentimental

¿Te has preguntado porque tus relaciones dejan de ser como eran al inicio?  Te cuesta ver cómo algunas personas antes de irse de tu vida comenzaron a: ser distante, no quedar contigo, no hablarte como al principio, poner excusas para quedar. Todos queremos que la magia del principio sea eterna y es que es imposible poder sostener los mismos sentimientos en una relación sentimental. Las relaciones no siempre pueden ser como eran al principio, aunque nos cueste creerlo, el amor evoluciona y lo que sentimos en la relación también. Etapas que llegan para descubrir formas diferentes que tenemos a la hora de amar. Y es que después del enamoramiento necesitamos aterrizar las expectativas y ver cómo podemos sostener la relación desde un lugar seguro para las personas incluidas. 

Para esto necesitamos mucha madurez emocional y entender que estar en una relación implica tener un alto grado de sinceridad y mucha honestidad.

En una relación sentimental existen fases y reconocer dichas fases es necesario para construir relaciones sanas, estables y con un proyecto claro de hacía dónde vamos.

Etapa de atracción

Aquí sabemos lo que sucede. Conoces a alguien y esa persona encaja perfectamente en tu vida y en todo lo que estabas buscando en el amor. Te gusta y lo sabes, porque cuando alguien te gusta te comportas de una manera peculiar en algunas ocasiones. Se puede decir que aquí estarías bajo los síntomas de alguna droga.

Deseas seguir conociendo a esa persona y compartir tiempo de calidad a su lado. Te gusta lo que piensas y sientes al lado de esa persona. Nunca es suficiente cada cita o los encuentros íntimos, quieres más y más.

Luna de miel o etapa de enamoramiento

Aquí estamos drogados bajo la sombra de los mitos del amor romántico, expectativas exageradas y muchas idealizaciones sobre la relación o la persona que estamos eligiendo. Las conversaciones, cada encuentro, el trato que te ofrece esa persona te hacen creer que Cupido por fin ha dado en el blanco. En esa fase no vemos defectos, la persona parece casi “perfecta” es lo que creemos.

Y es que el enamoramiento puede cegarnos, porque ahí todo parece sacado de una película de cuentos de hadas, el amor perfecto ha llegado a nuestra vida.

Aunque muchas veces nos cuesta creerlo, esa etapa no es eterna, dura entre dos a cuatros años. Incluso hay personas que en meses dejan de estar enamorados y otras que nunca salen de dicha fase. Para algunos investigadores esta fase de euforia es la fase de cometer locuras. Y lo puedes ver en todas esas promesas que hicimos al principio de la relación. Y qué decir con todos esos proyectos que proyectamos a largo plazo sin conocer del todo a esa persona.

Muchas relaciones dejan de funcionar cuando esta fase desaparece porque lo han confundido con el amor. No podemos estar enamorados eternamente en una relación. Lo que sí hacemos es amar, que no tiene nada que ver con el enamoramiento.

Etapa de dudas, decepción o sentir que la relación no avanza

Aquí ya no estamos bajo los efectos de la fase de enamoramiento, aquí comienzan a salir los defectos de la otra persona. Llegan los conflictos, los desacuerdos, la mala comunicación, frialdad en la relación y poco espacio para cultivar la intimidad. Aquí ya estaríamos hablando de esas primeras crisis que aparecen en toda relación de pareja. Cuando esto suceda es necesario ver si vale la pena seguir o no en la relación. Ojo: esto significa que tenemos que reescribir lo que se quiere conseguir en la relación. En pocas palabras, en esta etapa tenemos que detallar nuestro compromiso en la relación, es lo que surge cuando el enamoramiento desaparece.

Síntomas cuando el enamoramiento desaparece

·        Poca intimidad.

·        Discusiones constantes.

·        Conflictos que no se pueden resolver.

·        Dudas sobre la relación.

·        Cosas que quieres cambiar en la otra persona.

Relación estable, amor maduro, el compromiso

Es la fase donde las mariposas en el estómago han desaparecido. Tenemos paz, tranquilidad, seguridad para quedarnos en ese lugar. Nuestras expectativas son realistas. Sabemos lo que queremos. Respetamos nuestras diferencias. Velamos por el bienestar emocional de cada uno en la relación. Aquí nuestra forma de querer es diferente, no estamos ilusos sobre lo que será la relación. Somos un equipo y hacemos todo lo posible para que la relación funcione.

En esta fase muchas personas creen que el amor ha desaparecido, y esto sucede, porque el nerviosismo del principio no está presente. Muchos necesitan la adrenalina que produce la fase de enamoramiento y por eso no pueden ser capaces de comprometerse.

Aquí cuando somos conscientes, que nos podemos amar de una manera diferente, tranquila, sana y realista. Surge lo que es un amor verdadero y maduro. La relación está basada en un proyecto de pareja, ambos entienden el concepto de ser equipo en la relación.

En esta fase hemos hablado de lo que sentimos y porque queremos seguir eligiendo a esa persona en nuestra vida.

En resumen

Para construir una relación sana, necesitamos ver en qué etapas nos encontramos en la relación. Es que solo así podemos avanzar y remar en una misma dirección. A veces por circunstancias de la vida, uno de los miembros no avanza en la misma dirección de la relación y aquí tenemos que ser muy honestos con lo que sentimos y lo que podemos ofrecer a la relación. Y esto nos significa que la otra persona sea egoísta, sencillamente por circunstancias personales no podemos darlo todo en una relación. Claro, tu pareja debe estar informado sobre lo que te está ocurriendo en ese momento. 

Acuerdos y negociación son pilares fundamentales para sostener una relación en sus diferentes etapas. Y es que en todo tiempo dentro de una relación necesitamos negociar y llegar a acuerdos, porque solo así podemos respetar las diferencias y resolver los conflictos cuando aparecen.

Una relación es un proyecto de dos y entender esto es necesario para ver cómo se puede sostener la relación. Para que funcione necesitamos estar disponibles emocionalmente en ese proyecto. Comunicarnos en todo tiempo, la comunicación es vital, es el aire que conecta a dos personas en una relación. Entre más nos comuniquemos en la relación, más sano y ligero será sostenerlo.

Alexa ❤

  Imágenes de: Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.