Cuando la inestabilidad económica se instala en tu relación de pareja

Todo estaba bien hasta que el dinero se convirtió en un problema. No llegamos a fin de mes, no podemos viajar, discutimos más y hacer el amor es algo imposible porque no tenemos tiempo para tocarnos. Vimos con estrés. Sentimos que la relación está llegando a su final. Mi pareja no sabe explicar qué ha pasado con su sueldo y me estoy cansando de tener que asumir la responsabilidad económica de yo sola. ¿Te sientes identificada?

No sé cómo es tu relación con el dinero, si te cuesta administrarte, sostenerte financieramente puedes convertirte en una carga para tu pareja. Y esa nunca debería de ser la idea a la hora de construir una relación sana.

La inestabilidad económica puede ser algo puntual, uno de los dos se ha quedado sin trabajo. Se han comprado una casa y llegar a fin de mes se ha convertido en una odisea. Pueden pasar cosas muy ajenas a la responsabilidad de ambos.

Ejemplo: una enfermedad, gastos que no se habían calculado, mudarse de casa. Lo peor de todo es, cuando uno de los dos tiene una adicción, alcoholismo, ludopatía, drogas o es un comprador compulsivo, si esto no se detiene a tiempo, te verás asumiendo la responsabilidad de algo que seguro no vas a poder sostener por mucho tiempo.

La inestabilidad económica te puede alejar de tu pareja o aproximarte un poco más. Esto va a depender de muchos factores, la relación que ambos tenemos con el dinero y si sencillamente estamos pasando por una crisis económica puntual.

Al final es una realidad, a veces no tenemos dinero para llegar a fin de mes y otras veces sí. No es algo que solo te pase a ti y a tu pareja, muchas parejas se ven día a día luchando con la inestabilidad económica.

Las parejas han discutido y lo seguirán haciendo por el dinero.

Cuando el dinero no es “suficiente” tú y tu pareja necesitan convertirse en equipo, para buscar soluciones y no culparse en todo tiempo. Hacer un plan para salir de esa situación, asumiendo un compromiso, pidiendo ayuda o buscando un préstamo que ambos puedan asumir.

Cuando estamos en pareja mostramos cómo es nuestra relación con el dinero, muchas veces la otra persona es la primera en darse cuenta de que no sabemos ahorrar o administrar de la mejor manera posible nuestra finanza.

Lo peligroso cuando la crisis económica aparece, tú y tu pareja se reprochan cosas del pasado que no tienen nada que ver con ese conflicto que está hundiendo la relación.

Sabemos que el dinero no es garantía de que podemos ser felices, pero, cuando la ausencia de él es otro compañero en tu relación, eso te lleva a distanciarse emocional y físicamente de tu pareja.

Fortalecer tu relación y aprender a no hundirte con tu pareja por el tema dinero, es todo un reto.

No todas las parejas están disponibles para superar juntos una crisis económica, algunos no quieren o pueden “luchar” con su pareja.

Hablar de dinero con la pareja ¿Es malo?

No estamos educados financieramente y por eso a veces nos relacionamos con el dinero de manera caótica. Cuando entras en una relación el tema del dinero va a salir tarde o temprano. Y si es temprano mucho mejor.

No sé si eres de reality shows, es algo que últimamente me gusta ver y si es de las personas buscando el amor, mi afición es mucho más. La mayoría de esas personas van con algo muy claro, quiere conocer una persona para “casarse” sí, matrimonio. Buscan algo formal y alguien disponible para asumir dicho compromiso. El tema del dinero es lo primero que se habla, camuflado de la profesión, donde vive la otra persona y con quien. Dirás, ¿Qué interesados? La verdad que no es interés.

Hay estudios que demuestran que cuando buscas pareja casi siempre quieres a alguien que esté mejor posicionado que tú a nivel económico. Eso es apostar por la seguridad y parte de nuestra naturaleza. Y nadie quiere estar en una relación y sentir que la otra persona abusa de manera económica.

El amor y el dinero están muy relacionados. Es imposible que tú y tu pareja no toquen ese tema, tanto para distribuir los gastos o para llegar a un acuerdo de cómo será la dinámica económica en la relación.

¿Quiénes son tú y tu pareja cuando la crisis económica se instala?

¿Cómo nos hablamos? ¿Cómo nos tratamos? ¿Qué importancia le damos al dinero ambos en la relación? ¿Cómo solemos hacer frente a los problemas económicos? ¿Cómo llegamos a un acuerdo razonable? Estas preguntas son necesarias para que ambos puedan gestionar esa crisis y analizar la disponibilidad de los dos para resolver ese conflicto.

No siempre la solución es el dinero e incluso cuando el problema es el dinero. Siempre agravamos la situación cuando el foco se instala en discutir y culpabilizar. ¿Sirve de algo canalizar nuestra energía en lo que está pasando o buscar la solución para salir de ahí?

Nuestra forma de reaccionar, hablarnos, sostenernos y cuidarnos como pareja dejará en evidencia si estamos en una relación sana o tóxica. Para eso sirven los conflictos para vernos tal como somos cuando las cosas no van bien en la relación.

Cosas que debemos evitar

Comunicarnos desde la insistencia

Cuando sentimos que nos están presionando nos ponemos a la defensiva y eso casi siempre nos lleva a no ser receptivos y asertivos con la pareja. A veces en medio de esa situación queremos imponer cosas que la otra persona no quiere ceder y eso es peligroso. Ejemplo: pedirle a la pareja que venda el coche, que deje de gastar el dinero en algunas cosas.

Criticar y criticar

Muchas veces en medio de una crisis económica comenzamos a castigar a la otra persona por su poca responsabilidad con el dinero. Criticamos los gastos excesivos de la pareja y no nos detenemos en ver nuestra cuota de responsabilidad.

Es importante tener algo presente, cuando te acercas a tu pareja para criticar y juzgar, es normal que esa persona no quiera estar cerca de ti. Las críticas disminuyen la conexión en pareja.

No actuar con responsabilidad

Cuando las crisis económicas aparecen, necesitamos responsabilizarnos de la parte que nos toca.  Y eso solo se consigue cuando somos equipo.

En una relación lo más sano sería que ambos podamos generar nuestros propios recursos. Hay relaciones que establecen unos acuerdos donde por la crianza de los niños ambos deciden tomar la decisión de que sea una sola persona quien trabaje. Eso es un tema aparte.

En resumen

Tú y tu pareja necesitan hacer un plan. ¿Cómo podemos salir de esta situación? ¿A dónde podemos buscar ayuda? ¿Cómo nos podemos cuidar a nivel emocional en medio de esta situación?

Ser equipo que de seguro es algo que has escuchado mucho. Pero, no podemos sostenernos si cada uno no se responsabiliza de la parte que le corresponde y ofrece alternativas a ese conflicto en la relación.

Busquen ayuda terapéutica, para relacionarse desde otro lugar cuando el dinero es un conflicto en la relación.

Alexa Dacier

Te veo en consulta

Psicóloga, terapia sexual y de pareja

Imágenes: Adobe Stock

Written by

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.