Tiempo de lectura: 5 minutos


Ni quiero ni necesito tus zapatos (7 pasos para aprender a ser empáticos).  


Empatía
es mucho más que ponerme en tus zapatos.

Hola de nuevo, volvemos a encontrarnos en nuestro espacio de crecimiento emocional y de actitud positiva.

A lo que vinimos:

Existen dos tipos de personas en la vida, aquellas  personas que saben ponerse en el lugar de los demás y aquellas que no saben o no les interesa ponerse en el lugar de los demás.

¿A qué llamamos empatía? Mayormente conocida como la capacidad de ponerse en el lugar del otro.  Aquellas personas que saben ser empáticos son personas que en pocas palabras saben percibir momentos difíciles en los demás y de igual manera están dispuestos a ayudar. 

Muchos hemos escuchado el término: Necesitas ponerte en los zapatos de los demás para entender lo que ellos están pasando. ¿De verdad? No. Yo también creía en esta teoría, pero la empatía es mucha más que ponerme en los zapatos de los demás, porque somos seres emocionales y cada emoción que sentimos la apreciamos de manera diferente a los demás.

La empatía requiere prestar atención de manera consciente a aquellas sensaciones o emociones que podemos descubrir en los demás mediante la comunicación no verbal. El aquí y el ahora, ser consciente de todo lo que nos rodea. Y esto no siempre resulta ser fácil.

Cómo se desarrolla la empatía: La empatía requiere ser consciente de todo lo que nos pasa en nuestro alrededor.  La empatía es mucho más allá de querer ponerse en el lugar de los demás, es nuestra habilidad de reconocer y querer poner nuestro grano de arena para que los demás puedan mejorar sus vidas.

La empatía suele ser un término fácil de confundir: Una de las reglas del código ético de psicología, y aunque parezca dura de decir, es: un psicólogo no va por la calle diciendo a todo el mundo que es psicólogo y que le puede ayudar a cambiar su vida ¡noooooo! Solo podemos ofrecer nuestra ayuda, sin que la otra persona lo pida, cuando vemos a una persona que está pasando por una situación que pone en juego su vida. Pues cuando queremos ayudar por ayudar, la otra persona no ve esto como una ayuda, más bien nos ve como unos intrusos.

No nacemos siendo empáticos, es algo que lo aprendemos en nuestro crecimiento de seres emocionales.  Las personas empáticas son personas que muchas veces necesitamos tener cerca.

Cualidades de las personas empáticas:

1: Personas altamente sensibles con las emociones de los demás.

2: Son muy buenos para escuchar y ponerse en el lugar de los demás. 3: Saben dar sin la esperanza de recibir nada a cambio.

Como ser más empático: el número 7 para es mí número mágico y de seguro lo has notado en mucho de mis post, pues te dejaré 7 tips o pasos para ser más empático:

1: Céntrate en el aquí y en el ahora: Ser consciente de todo lo que nos pasa nos permite ver mucho más allá. En pocas palabras, cuando somos conscientes de cómo son nuestros amigos y cercanos se nos hará muy difícil no detectar si dichas personas están pasando por un momento difícil.

2: Da sin la necesidad de esperar nada a cambio: Nos gusta acumular cosas y muchas veces esas cosas que acumulamos  solo están de más en nuestras vidas. Hace poco me toco limpiar mi armario ya que son cosas que no puedo enviar a mi país porque allí no serán de uso. Saqué unas ropas que tenía tiempo que no usaba  y las llevé al basurero. Cuando  regresé a casa una persona llevaba dicha bolsa en las manos e iba súper feliz. Eso a mí me lleno de mucha emoción, porque muchas veces creemos que de lo poco que tenemos no podemos dar.

Yo intento siempre despegarme de cosas de más que tengo en casa, te lo dice alguien que era muy apegada a sus cosas. Pues cuando me vi en la tarea de equipar una maleta para venir a España, ahí comprendí el valor de darle prioridades a las cosas necesarias en mi vida.  Toda mi vida y cosas valiosas no materiales  no cabían en mi equipaje de viaje.

3: Evita los prejuicios: Muchas veces no nos ponemos en el lugar de los demás por el simple hecho de hacernos ideas falsas sobre los demás. Es necesario aprender a tratar a los demás sin la necesidad de usar etiquetas. Date la oportunidad de conocer a aquellos que tienes cerca, muchos a veces somos desconfiado cuando nos toca la tarea de tratar con personas desconocidas.

4: Saber escuchar: Aprendemos a reconocer los sentimientos y las emociones de los demás cuando estamos en disposición de escuchar. Escuchar es más que oír, es saber mirar y leer el lenguaje no verbal de aquellas personas que se comunican con nosotros. Prestar atención en todo el sentido de las palabras.

5: Medir nuestras palabras: Las personas empáticas saben cuándo y cómo decir lo que dicen. Muchas veces pasamos por alto el cómo decimos las cosas, a veces en vez de ayudar lo que hacemos es empeorar las cosas.

6: Dejar el papel de víctima: Existen personas en el mundo que siempre van por él haciendo creer que lo que a ellos les pasa es lo peor del mundo. Pues con esta actitud se nos hace muy difícil ser conscientes de que existen personas que sí están pasando por momentos difíciles y que una simple palabra de motivación de alguien que les diga estoy contigo su mundo puede cambiar para bien.

7: Haz lo que tengas que hacer sin esperar a que te lo digan: Las personas empáticas saben cuándo les toca hacer lo que tienen que hacer. La empatía es parte de las personas que emocionalmente son inteligentes, es una virtud que nos ayuda a ser más conscientes de las cosas negativas que suelen suceder a nuestros seres queridos.

El trabajo de ser empático es un término que hoy en día tiene mucho de qué hablar. Cada día nos vemos expuestos a dar parte de lo que somos y de lo que hacemos, todos hemos sido empáticos en algún momento de nuestras vidas.                                                                                                                                                                                                                                 Empatía es querer ayudar. Y ayudar es dar sin la necesidad de esperar nada a cambio.

Una vez más ha sido un placer dejarte otro post de aprendizaje por aquí.

¡Saludos!

¡Seguimos!

Loading

Avatar del usuario

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.