Tiempo de lectura: 5 minutos

Relaciones ambivalentes ¿Por qué nos cuesta asumir un compromiso?

Posiblemente me quisiera, vaya uno a saberlo, pero lo cierto es que tenía una habilidad especial de herirme. Mario Benedetti

Cuando hablamos de una relación ambivalente decimos, que es una relación donde cuesta establecer o asumir un compromiso honesto con la pareja. Aquí la dependencia emocional se instala y la relación cae en un círculo vicioso de mucho dolor y decepciones constante. La peculiaridad de las relaciones ambivalentes es que ambas partes no están avanzando en la misma dirección, hay mucha distancia emocional y poco espacio para ser equipo. Queremos estar juntos, pero no sabemos cómo hacerlo sanamente.

Generalmente cuando una relación ambivalente es aquella que se deja y se vuelve en varias ocasiones. Donde las discusiones, los desacuerdos, los conflictos sin resolver están presentes en todo tiempo. Ambas personas saben que no están en una relación sana, no se valoran y cuando creen que van a perder a la pareja, buscan la manera de cuidar la relación. Y todo esto conlleva a repetir y estar en un lugar donde valorar la relación es imposible, por todos los puntos negativos que hay en ese lugar.

En una relación ambivalente hay heridas emocionales pendientes por sanar, miedo al compromiso o miedo a amar y salir lastimadas en nombre del amor. Es una relación donde se sostiene desde el dolor, en pocas palabras “ni contigo ni sin ti” donde es imposible soltar del todo la relación o incluso buscar ayuda para mejorar el vínculo. Preferimos que esa persona sea infeliz a nuestro lado, que feliz en otros lugares.

Casi siempre la persona que decide dejar la relación es aquella que ya lo ha intentado todo y se ha dado cuenta que las cosas nunca van a cambiar. Pero, mayormente ser consciente de esto es un proceso, porque hay una falsa esperanza de que la relación en algún momento va a cambiar y ser lo que un día era.

¿Cómo darnos cuenta de que estamos en una relación ambivalente?

·        No irnos de una relación donde sabemos que el vínculo es insano.

·        Dejar y regresar muchas veces en una relación y no analizar porque se repite dicha conducta.

·        Quedarnos en una relación a distancia donde no hay intención de estar juntos físicamente hablando.

·        Discutir y no buscar la manera de gestionar de mejor manera esos desacuerdos.

·        Ser enemigos y no una pareja que pueda respetar las diferencias de ambos.

·        Utilizar el sexo como herramienta para reconciliarse y no hablar de esos problemas que se viven repitiendo.

·        Amenazar con dejar la relación con la intención de llamar la atención.

·        Necesidad de amor, deseo y estar en un lugar sano.

·        Querer que tu pareja sea más cariñosa y exigirle que te ofrezca algo que no puede o quiere darte.

Conductas que se repiten

El conflicto es el primer detonante de una relación ambivalente, la falta de comunicación nos impide hablar de nuestros sentimientos, poder establecer a la vez acuerdos sanos como pareja que quieren y saber elegir. Se crea y se construye un vínculo insano, dígase una pareja tóxica, donde de manera consciente e inconsciente ambos se hacen daño. Los reproches no desaparecen, donde culpar a la pareja es algo que hacemos a la ligera sin pensar en la consecuencia emocionales. Las conductas que más se repiten en una relación ambivalente; abandonos emocionales, discusiones sin sentido, infidelidades que no se perdonan y mucha falta de empatía con la pareja.

La ambivalencia fácilmente nos puede llevar a vivir el amor como una adicción

Estar en una relación ambivalente te puede llevar a ser adicta a la adrenalina de volver y con la pareja después de haberlo dejado. No hay un punto medio, hay amor, pero también odio. Y ese odio surge cuando creemos que somos incapaces de dejar a la pareja, sabiendo que esa persona no nos conviene. La dinámica de la pareja es como si estuviéramos luchando con una adicción que no podemos controlar.  Permanecer en dicha relación es muy peligroso, porque aparte de anularse en dicha relación, nos olvidamos de las cosas que en realidad nos merecemos en el amor.

Una relación ambivalente el vínculo es destructivo…

¿Por qué nos quedamos en una relación ambivalente?

El origen de nuestra forma de vincularnos en el amor, en muchas ocasiones tiene que ver con nuestra infancia. Es un problema de vínculos afectivos, donde el amor o la muestra de cariño era de manera ambivalente. Para poder mejorar estos patrones en algunas ocasiones vamos a necesitar el acompañamiento psicológico, de esa manera vamos a poder responsabilizarnos de nosotras a nivel emocional. Cuando nos damos el permiso de trabajar en nosotras, evitaremos quedarnos en relaciones donde el amor no es sano. De esta manera entendemos que la única persona responsable de hacernos feliz somos nosotras mismas y esto nos ayudará a ser muy selectivas en nuestra forma de elegir e incluso de quedarnos en algunos lugares.

Pon en práctica

·        Identifica cómo se ha presentado la ambivalencia en tu relación. Analiza desde la honestidad si en el pasado o en el presente has estado en una relación ambivalente. Identifica cuáles patrones se repiten en tus vínculos afectivos. No pases por alto las señales de alerta que se han repetido en tus relaciones. ¿suelen dejar la relación y volver en muchas ocasiones? ¿Es sana tu relación? ¿El nivel de compromiso es igual?

·        Realiza un listado de cosas insanas de tus relaciones pasadas. Puedes analizar el nivel de compromiso de esas relaciones en el pasado y tu relación en el presente. ¿Se repite la falta de responsabilidad afectiva?

·        Las relaciones son un espejo para mirar quienes somos en el amor. ¿Qué cosas de ti, te está enseñando esa relación ambivalente? Muchas veces el miedo al compromiso es algo de dos, la falta de compromiso es algo de dos y el no estar disponible a nivel emocional también es de dos. Al final la otra persona que no quiere comprometerse nos está enseñando que nosotras tampoco queremos o tenemos miedo a hacerlo. Realiza una lista de las cosas que crees que te han llevado a quedarte en una relación ambivalente.

Alexa Dacier

Terapia sexual y de Pareja

Imágenes Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.