Tiempo de lectura: 5 minutos

La importancia de aprender a poner límites

No te sientas culpable si para ti no es nada fácil poner límites. A la mayoría de las personas nos cuesta poner límites en muchas ocasiones. Cuando no sabemos poner límites permitimos cosas que no deberíamos permitir en algunos lugares. Cuando no pones límites tu vida es caótica, inestable y sostienes relaciones donde el vínculo es insano. No eres feliz, no estás en paz contigo misma.

Cuando ponemos límites aterrizamos nuestras expectativas y nos damos el permiso de construir relaciones sanas con las personas que queremos. Las personas no pueden adivinar tus pensamientos e incluso como quieres ser tratada, a veces damos por hecho que los demás saben lo que queremos, pero, no es así.

Los límites sirven para enseñarles a las personas que queremos a nuestro lado, cómo queremos y merecemos ser tratadas.

Ponemos límites para cuidarnos. Y ese cuidado deja en evidencia la relación que tenemos con una misma.

Recordatorio: con una autoestima sana, aprendemos a defender y sostener nuestros límites. Cuando ella no está presente creemos que poner límites no es importante. Poner límites no es solo importante, a veces es cuestión de vida o muerte aprender a ponerlos.

Cuando no pones límites estás pagando un peaje muy caro; resentimientos, frustración, culpa, baja autoestima, malestar emocional, ansiedad y depresión. La lista puede seguir creciendo. 

Sentimos culpa a la hora de poner límites porque creemos que estamos siendo violentos con los demás. No es nada fácil poner límites, pero, dejar de hacerlo, es mucho peor. La incomodidad de la culpa es normal, porque creemos que es malo poner límites. 

Pones límites para no permitir que nadie te pisotee.

Los límites te permiten construir un refugio seguro con las personas que te rodean. La amistad, las relaciones sentimentales y nuestra familia, “deberían” ser los lugares más seguros para poder quedarnos. Y lo sé, no siempre es así, esos vínculos suelen ser los detonantes de muchas heridas que tenemos pendientes de sanar.

Poner límites es cuidar tu salud mental

Llevo más de 10 años trabajando con personas. La mayoría de las personas que vienen a consulta no son conscientes de que muchos de sus problemas son producto de no saber poner límites. Y de esa manera tu salud mental tambalea y eso te lleva a vivir situaciones desgastantes, dolorosas.

Y esos límites primero comienzan contigo, cuando sabes perfectamente como mereces ser tratada, amada, respetada y acompañada en algunos lugares.

Nuestra incapacidad de poner límites se esconde detrás de nuestra baja autoestima, detrás de nuestra dependencia emocional, detrás de las relaciones tóxicas que vamos sosteniendo. Los conflictos con los demás, nuestra mala relación con el dinero, aunque no lo creas, todo esto va muy relacionado con los límites que no sabemos ponernos.

En consulta trabajamos la importancia de establecer límites, como hacerlo sin culpa. Cómo comunicarnos de una manera afectiva. Cómo lidiar con las repercusiones de poner límites a los demás. Y cómo reafirmar nuestro compromiso con esos límites que no vamos a negociar.

Necesitas poner límites por qué:

·        Te sientes perdida en tus relaciones afectivas.

·        Te sientes incómoda con los comentarios de las personas que dicen quererte.

·   Sientes frustración por no poder decirle a algunas personas, que hacen o dicen cosas, que no te hacen sentir segura.

·        Evitas pasar mucho tiempo con las personas que quieres, porque sabes que en cualquier momento dirán o harán algo incómodo para ti.

·        Sientes que ofreces mucho y no te tratan de la misma manera.

Motivos por la cual te cuesta poner límites

·        Tienes baja autoestima.

·        No quieres tener conflictos con los demás.

·        Crees que no es para tanto. Le quitas importancia.

·        Sientes que los demás se irán a la hora de poner límites.

·        Sientes que los demás, sin hacer o decir nada, pueden cambiar.

·        Das por hecho de que los demás podrán adivinar cómo quieres ser tratada.

Acompañar a las personas a construir relaciones sanas, es una de las cosas que más amo en consulta y eso se consigue viéndonos cara a cara con nuestros límites. Porque eso es un recordatorio del buen trato que necesitamos recibir. Y eso no es exigencia.

¿Qué son los límites?

Es imposible definir los límites en una sola palabra. Para mí son puentes que nos permiten sostener relaciones sanas con otras personas. Donde en ese puente nadie se aprovecha, es recíproco sostenernos. Tenemos muy claro el buen trato que queremos recibir en ese lugar.

Los límites también son tus expectativas. Todos tenemos expectativas a la hora de relacionarnos con otras personas. Aquí se trata de ver ¿Qué tan realistas son esas expectativas? Tenemos expectativas porque esperamos cosas bonitas en los lugares que decidimos quedarnos.  Pero, muchas veces, lo que queremos recibir,  los demás, no quieren o pueden estar a la altura y eso debería ser respetable de nuestra parte.

Necesitamos entender los límites

 Cuando pones límites te sientes a salvo, sabes perfectamente que en esos lugares no “harán o dirán” algo que te puede llegar a lastimar. Se instala el respeto, nos sentimos tranquilas, amadas y bien acompañadas.

Entendemos los límites para:

·        Hacernos presentes en nuestra vida y cuidar bien de nosotras.

·        Saber qué tipo de relaciones estás construyendo con los demás.

·        Puedes identificar los comportamientos aceptables e inaceptables en tus vínculos afectivos.

·        Tienes un filtro para saber qué puedes esperar de los demás.

·        Sabes perfectamente con quien puedes construir relaciones sanas.

Poner límites no es solo decir que no

 Muchas veces malinterpretamos los límites. Poner límites es mucho más que decir que no. Para muchas personas es casi imposible pronunciar esa palabra o no estar disponibles para los demás.

No eres una salvadora, en algunas ocasiones no estarás disponible para los demás y eso está bien.

Te dejo unas preguntas

–      ¿Qué significa para ti poner límites?

–      ¿Desde cuándo estás soportando cosas que no deberías soportar en algunos lugares?

–      ¿Qué pasaría si aprendieras a poner límites?

–      ¿Cómo puedes cuidar tus límites?

–      ¿Cuáles son tus límites en las siguientes áreas?

En el amor

En la amistad

En lo laboral

En lo social

En lo sentimental

En lo familiar

En lo económico

Alexa Dacier

Psicóloga online

Terapeuta sexual y de pareja

Imagenes: Adobe Stock

Libro recomendado

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.