Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Cómo puedo aceptar a mi pareja tal como es?

Todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos. Carl Gustav Jung

En algunas ocasiones cuando la fase de enamoramiento desaparece, comenzamos a ver cosas en la pareja que nos hace creer que hemos elegido mal en el amor. A veces resulta complicado aceptarnos a uno mismo y trasladar esto a las relaciones de pareja se hace más complejo todavía. Para poder aceptar a la pareja con sus sombras, necesitamos analizar con honestidad ¿Qué es lo que no me agrada en estos momentos de mi pareja? ¿Por qué me cuesta aceptar que mi pareja no es perfecta? ¿Seguiría queriendo a mi pareja si se convierte en alguien que no es? ¿Lo que quiero de mi pareja es algo real o tiene que ver con mis expectativas? ¿Por qué elegí a mi pareja al principio de la relación? ¿Mi pareja me exige algún cambio que no quiero hacer? ¿Mi pareja me acepta tal como soy?

Para poder aceptar a los demás tal como son, tenemos que aplicar la compresión y reconocer que todos los seres humanos somos imperfectos. Pero, eso no justifica tolerar cosas que no son sanas en una relación (falta de respeto, falta de consideración, maltratos emocionales o físicos, falta de validez emocional o nada de responsabilidad afectiva).

El primer paso para aceptar o respetar la diferencia de la pareja, es comenzar a aceptarnos a uno mismo tal como somos.

Necesitamos aprender a construir un amor libre y sin querer que la pareja sea lo que yo quiera que sea

Amar es no querer imponer a la otra persona cosas que no nos puede dar. El amor sano implica eliminar el deseo de querer cambiar a la pareja, respetando a esa persona tal como es. Querer cambiar a tu pareja ¿Para qué? El amor condicional nos permite poder; respetar, valorar, admirar y amar a la pareja en su totalidad, de esta manera siendo consciente de que esa persona ha sido moldeada por la vida para ser hoy en día quien es.

Deberíamos tener presente que todos cargamos con nuestra mochila y que a veces hacemos lo mejor que podemos con lo que tenemos.

¿Por qué nos cuesta aceptar a la pareja tal como es?

Aquí podríamos hablar de un amor basado en condiciones. A veces elegimos a la pareja, desde todas las expectativas que tenemos sobre el amor. En algunas ocasiones va muy relacionado con las exigencias que demandamos y creemos que la pareja “tiene” que cumplir para seguir a nuestro lado. El amor con condiciones suele ser un caos emocional, dado que suele aparecer; exclusión, expectativas exageradas, condiciones que no hemos hablado con la otra persona, deseo de querer cambiar constantemente a la pareja.

La idealización también se convierte en un enemigo mortal para llegar a comprender o aceptar a la otra persona tal como es. El rechazo constante, no resaltar las cosas positivas de la pareja. Las emociones no comprendidas, el reclamo sobre aquello que la pareja ha prometido cambiar y no ha hecho.

La aceptación es amor. La aceptación es un paso para honrar y respetar la historia de vida de esa persona que está a tu lado. Siempre y cuando la pareja sea consciente de que al igual que los demás, tiene cosas a mejorar.

Vamos en mejora en todo tiempo, reencontrándonos con una nueva versión de quien somos y podemos llegar a ser.

Cuando nos hemos pasado todo el tiempo reclamando cambios a nuestra pareja y no hemos visto dichos cambios, podemos convertir la relación en un ring de peleas constantes. Tenemos que dejar de culpabilizar en todo tiempo a la pareja sobre esas conductas que nos cuesta aceptar. Lo más fácil siempre será el reclamar y no analizar ¿Qué es lo que ha llevado a mi pareja a ser de determinadas maneras?

Aceptar ¿es conformarse?

Es importante no confundir la aceptación con no querer ver la realidad presente. Aceptarse no es sumisión, ni readmisión o pasar por alto cosas que no deberíamos tolerar en una relación sentimental. No siempre amaremos todo lo que vemos en nuestra pareja y cuando esto ocurra tenemos que ver cómo podemos amar a nuestra pareja con todas sus imperfecciones y virtudes. Complejo en algunas ocasiones, pero no difícil de gestionar si intentamos analizar ¿Qué implica querer a mi pareja tal como es?

Aceptar a la pareja tal como es, proporciona tener paz. Sé en la medida de lo posible la pareja que te gustaría ver en tu pareja, desde ese lugar podrás ayudar a esa persona a mejorar poco a poco las cosas que crees que debe mejorar a tu lado. Antes de querer cambiar a tu pareja, pregúntale a esa persona si es consciente de esos “errores” que sueles ver en su forma de ser a tu lado.

Intenta poner en práctica lo siguiente

1-   Analiza aquellas conductas que te cuesta aceptar de tu pareja. Todo aquello que te cuesta aceptar puede ser algo que no te permites. ¿Las conductas desagradables de tu pareja, es el reflejo de cosas que tú también tienes que mejorar en la relación? Date el permiso de querer aceptar a tu pareja sin exigirle que cambie para complacerte a ti. Tu pareja tiene que mejorar primero para sí misma.

2-   Quédate en la versión del presente de tu pareja. No traslades la relación a cómo será esa persona en el futuro. Eso te puede llevar a vivir bajo la sombra de la ansiedad generalizada. Quédate con lo que dice y hace tu pareja en este momento presente. Aquello que no aceptamos en la relación se puede convertir en un sufrimiento constante, cuando no vemos a nuestra pareja tal como es.

3-   Habla con tu pareja sobre cómo crees que puede mejorar la relación si esas conductas inaceptables desaparecieran. Pregúntale ¿Cómo puedes ayudarle a mejorar en la relación? Analiza ¿Qué cosas no le gusta a tu pareja sobre ti? Recuerda que no eres perfecta y no es una competición de quien tenga más defectos en la relación.

Alexa ❤

Imágenes de: Adobe Stock


Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.