Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Haces, dices o retrasas las cosas?  

12325145_1093051597404558_2067500010_n

´´ Cuida tus pensamientos porque se volverán actos. Cuida tus actos porque se harán costumbre. Cuida tus costumbres porque formarán tu carácter. Cuida tu carácter  porque  formará tu destino. Y tu destino será tu vida´´ (Gandhi)

Nuestro actos siempre irán ligados a nuestro pensamientos, aquello actos serán parte de nuestras acciones o formas de hacer las cosas.

De esta manera  iniciamos con la interrogante de nuestro post ¿haces, dices o retrasas las cosas?

[bctt tweet=”´´ La necesidad de hacer es como la necesidad de comer, se necesita siempre´´ ” username=”alexadacier”]

En la vida tenemos de todo: aquellos que hacen, aquellos que dicen y aquellos que, sencillamente, retrasan las cosas. Yo, de manera personal, me he visto en las 3 situaciones; porque tendremos en la vida circunstancias muy ajenas a nuestra  voluntad  las cuales no nos permitirán tener claro lo que queremos hacer en el momento apropiado.

Pero durante nuestro crecimiento en la vida después de haber pasado por estas tres interrogantes llegará  ese momento de pensar y hacer.  Yo,  sin duda alguna me quedo con aquellos que hacen las cosas sin tener que decir mucho.

[bctt tweet=”´´ Haré lo que tenga que hacer en el momento prudente, ese momento dependerá de mí´´ ” username=”alexadacier”]

En una de mis clases de psicología nos relataron la siguiente historia:

Había una vez cuatro personas, TODO EL MUNDO, ALGUIEN, NADIE  y CUALQUIERA Estas personas  tenían un trabajo para hacer, TODO EL MUNDO tenía que hacerlo, pero no se preocupaba porque estaba seguro de  que ALGUIEN lo haría. En realidad CUALQUIERA podía haberlo hecho pero finalmente NADIE lo hizo. Cuando NADIE lo hizo, ALGUIEN se puso nervioso porque TODO EL MUNDO tenía que hacerlo. Al final de cuentas, TODO EL MUNDO le echó la culpa a ALGUIEN cuando NADIE hizo lo que CUALQUIERA podría haber hecho.  (Anónimo)

[bctt tweet=”´´ No hay excusas para cuando tenemos claro aquello que debemos hacer´´” username=”alexadacier”]

´´Es más fácil dejar las cosas para que otros lo puedan hacer´´

Es que he conocido personas que dicen tanto lo que harán en la vida que te quedas con el deseo de saber y  luego no sabes nada. ¿Para qué incrementar la curiosidad?  Duele.

E08

¿Sabes tú qué tipo de persona eres?  Nadie mejor que tú para evaluar y saber quién eres.

Te dejaré lo más detallado posible esos tipos de personas.

Aquellos que hacen:  

 Estos tipos de personas son muy diferentes al resto de personas.

Sueñan despiertos.

La palabra obstáculo la convierten en una oportunidad.

Suelen sorprender a los demás cuando realizan algo novedoso: Trabajan en silencio.

Son maduros emocionales: saben adaptarse con facilidad a los cambios.

Saben lo que buscan en la vida: no tienen duda de lo que quieren y para cuando  lo quieren

Aquellos que dicen las cosas:  

12064405_1093051580737893_883627207_n

 La mayoría de veces no siempre harán aquello que tanto dicen que van hacer.

Mayormente hablan de lo que piensan hacer para escuchar las opiniones de los demás.

Pueden tener inseguridad.

Aquellos que retrasan las cosas: procrastinar.  iStock_000042215660_Small-798x350

 La procrastinación consiste en dejar a un lado aquellas cosas que sabemos que debemos hacer.

Cuando sabemos lo que tenemos que hacer y no lo hacemos en el momento puede estar ligado a diferentes factores. Miedo, inseguridad o sencillamente, porque queremos darle más cambios a aquello que nos hemos planteado.

Te dejo unas recomendaciones para  evitar la procrastinación:

 . Muévete, no eres un árbol.

. Recordatorios: Agenda, Alarma etc.

. Compromisos con lo que quieres hacer.

.Desconectarse algunas veces de las redes.

.Conocer aquellas cosas que nos absorbe nuestro tiempo.

.Calendario de actividades, cosas para hacer a corto y largo plazo.

.Huir de la pereza.

Ya me dirás con cuales te identificas.

Saludos.

¡Seguimos!

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.