Me estoy eligiendo
¡No molestar!

Me quedé conmigo misma y era obvio que tenía que aprender a estar conmigo, me quedé con mi yo interior y fue la mejor oportunidad para reconstruirme, cuidarme y volver a amarme. Necesitaba volver a estar en paz conmigo misma, necesitaba callar mi voz critica negativa y dejar de juzgarme por las cosas negativas que me habían pasado. Tenia la necesidad de enamorarme de nuevo de mí, sentirme segura y estar agradecida una vez más con la vida.

Mantener una autoestima sólida nos puede costar toda una vida, es un trabajo diario, una entrega constante, estas construyendo la mejor relación de toda tu vida. Pero que penoso cuando esto se puede destruir en un segundo. Me costó volver a mirarme en el espejo sin juzgarme, me costó aceptar mis imperfecciones de nuevo. Me costó mucho trabajo reconocer que mi relación conmigo misma; era lo más importante, no es egocentrismo, es amor propio y eso es aprender a no poner a nadie por encima de ti. Por más amor que le tengas a otros, no te puedes olvidar de ti en el camino, eres la persona que estará a tu lado en tus peores momentos.

[bctt tweet=”Tenia que estar en paz conmigo misma para poder seguir” username=”alexadacier”]

Comencé a elegirme de nuevo, como si se tratará de una relación con otra persona, hacía para mí todo lo que esperaba de los demás, comencé a amarme de nuevo a respetarme y aceptarme sin juzgarme. Era necesario establecer una relación de confianza conmigo misma, tenia sed de volver a estar en paz con todo el caos emocional que llevaba dentro. Era tiempo para estar en paz con mis emociones negativas, esas emociones que te pueden llevar a la locura en un segundo.

Comencé a elegirme, a Tener más planes Conmigo, apostar por mis sueños, a darme el lugar que creí que otros tenían que darme. Comencé a cuidar de mí, a llorar y quejarme cuando era necesario, a mandar todo y todos a la mierda cuando me hacían vivir en guerra conmigo misma. Era mi tiempo de elegirme, porque pasé mucho tiempo eligiendo a otros para ser feliz y comprendí que eso era vivir tapando mis vacíos emocionales. Me necesitaba entera, incluso cuando mas rota me encontraba, necesitaba estar completa si en realidad necesitaba estar en paz con otros. Es que no le puedo dar a otros lo que yo no tengo, no puedo compartir desde mis carencias emocionales con otros, porque eso me llevará a hacerle daño a los demás y es algo que no quiero hacer en esta vida, lastimar a las personas que quiero conmigo.


Comencé a elegirme y descubrir mi versión, esa mejor versión que todos poseemos para brillar en medio de cualquier situación. Esa versión de levantarnos cuando no tenemos fuerzas para hacerlo, esa versión de soñadora constante que llevo dentro de mí. Esa mejor versión de apostar por mí incluso cuando otros dejaron de hacerlo. Esa versión de mujer imperfecta, que para nada busca ser perfecta. Esa mejor versión de alguien que se levanta después de una caída. Todos llevamos esa versión que nos puede llegar a sorprender si la dejamos salir libremente.

[bctt tweet=”¡Prueba el descubrir la mejor versión que llevas dentro!” username=”alexadacier”]

Comencé a trabajar en mis sueños, en aquello que en realidad me movía, dónde me veía, que cosas me llenaban de placer y felicidad. Comencé a buscar mi misión en la vida, tener claro que mientras esté en esta tierra tengo que dejar alguna huella para otros. Comencé a ver aquello que me hacia ayudar a otros sin buscar ningún interés alguno. Comencé a servir al mundo, porque de nada nos sirve tener tanto para dar y no darlo a quienes en realidad lo están necesitando.

Comencé a responsabilizarme de mi felicidad a no depender de nada y de nadie para ser feliz, porque esperar mucho de los demás te puede joder la vida. Analicé cuales eran las expectativas que tenia con los demás, porque razón estaba esperando que los demás hicieran aquellas cosas que podía hacer yo por mí. Comencé a vivir sin expectativas, a centrarme una vez en mi momento presente, a sentir desde la libertad emocional que todo tenemos. Era mi responsabilidad el aprender a responsabilizarme urgentemente de mi vida.

Me estoy eligiendo y te pido de todo corazón no molestarme si no sabes qué papel harás en mi vida. Quiero personas honestas en mi vida, alguien que, si quiere ser mi amigo, me lo demuestre en mis peores momentos. Quiero compartir mi vida con alguien que este dispuesto a caminar en el mismo camino que yo, que no seamos dos extraños intentado jugar con los sentimientos de los demás. Dejemos entrar personas que tenga los mismos valores que nosotros en nuestras vidas, así no nos llevaremos frustraciones al final.

Me estoy eligiendo y eso incluye tener calidad en mi vida, quiero contar con personas que estén en la disposición de ayudarme en mi camino en la vida, no quiero ser el juguete de nadie que no tenga claro que cosas quiere en su vida. El tiempo es para aprovecharlo y no para desperdiciarlo con personas que nos resten en la vida. Ya me sacrifique en algún momento en mi vida por alguien que no le importo jugar con mis sentimientos en mi peor momento y de eso aprendí; que solo yo, soy la persona mas importante de mi vida, que por mas amor que le entregue a otros, siempre debo dejar algo de reserva para mí y que no puedo dar de más ni de menos, sencillamente debo dar en equilibrio y eso se consigue cuando damos sin poner a otros por encima de nuestro amor propio.


Me estoy eligiendo, porque solo yo, sé lo que es el vivir en guerra conmigo misma. Solo yo sé lo incomodo de ir por la vida con un peso emocional por no aceptar algunas cosas en mi vida. He dejado que la culpa se instale por mucho tiempo en mi vida, por dejar que personas equivocadas ocuparon un lugar que no merecían en mi vida.
Elígete mil veces más a ti en tu vida. Date esa oportunidad de escogerte siempre a ti en tu vida, de aprender a contar contigo en tus peores momentos. Eres la persona que siempre estará ahí cuando los demás decidan irse.

¿Te estas eligiendo?

Alexa 

https://www.seguimosalexadacier.com/producto/hola-autoestima-taller-online/

Written by

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.