Tiempo de lectura: 5 minutos

Por favor, deja de criticarte

Hay algo en tu cabeza que no deja de castigarte e incluso recordarte cosas que ya no puedes cambiar. Cuando esa voz se instala la paz desaparece y no estás a gusto contigo misma. Esa incomodidad surge porque no eres tú amiga y nadie quiere estar cerca de una persona, que siempre está criticando y juzgando. Por eso tu autoestima desaparece, porque no eres un lugar seguro para ella quedarse. Y no es justo que siempre que aparezca esa voz dudes de ti e incluso dudes de todo lo que puedes llegar a conseguir.

Te pasa a ti, me pasa a mí, le pasa incluso a mi amiga Beyoncé. Y lo sé, llevas tiempo tratándote con mucha dureza, siendo tu peor juez y te críticas por todo. Te juzgas por cosas del pasado y eres muy dura contigo, amiga mía, ¿Para qué te sirve ser tan crítica contigo?

Todas las personas tenemos una voz crítica, que siempre nos recuerda las cosas “negativas” que tenemos. De seguro recuerdas los dibujos animados de la infancia, donde mostraban que teníamos dos ángeles, uno bueno y otro malo. La verdad que en nuestra cabeza tenemos diferentes voces, no solo reina esa voz crítica que siempre está condenando quienes somos. También podemos conectar con otras voces más positivas y tiernas. Para ello, tendremos que APRENDER a escucharnos más.

Con esa voz hacemos réplica de nuestros errores, miedos, inseguridades, frustraciones, sentimientos de culpa y cosas que hicimos en el pasado. Castigarnos le llamo. Porque casi siempre acudimos a esas voces para lastimarnos y no para resaltar algo bueno en nosotras.

Nuestro diálogo interno sirve para reconstruir o destruir nuestra autoestima. Lo sé, no naciste con la habilidad de tratarte de una manera diferente. Pero, eso se puede aprender. De la misma manera que vives constantemente juzgándote y tratándote con mucha dureza, puedes conectar con la autocompasión y ser más compasiva contigo.

Detrás de esa voz crítica se esconde la culpa, una emoción incómoda en algunas ocasiones. Creemos que castigarnos con la culpa va a poder mejorar algo de nuestro pasado y en realidad no es así. No puedes cambiar nada de tu pasado. Lo único que puedes hacer es aprender a mejor quién eres en tu presente.

La voz crítica va de la mano con el control y la autoexigencia elevada, creyendo que siempre puedes controlar todo lo que sientes.

Tu voz crítica habla de cómo es la relación que tienes contigo misma, tu mundo interior. El trato que te das. El nivel de respeto que te tienes. Es el espejo de cómo estás contigo misma en estos momentos. Ese diálogo interior en muchas ocasiones produce mucho malestar emocional, donde te sientes estancada e incluso mal contigo misma.

Necesitamos aprender a tener un repertorio de palabras compasivas para no dejar que esa voz crítica nos castigue y nos hunda. De la misma manera que te vives criticando, castigando y siendo dura contigo, puedes ser amoroso, respetuosa, cariñosa y tu amiga. ¿Por qué te cuesta?

Lamentablemente ser muy crítica contigo misma, evita que puedas tener una autoestima sana. Tendrás que aprender a parar, si quieres sostener una relación sana.

En consulta siempre digo, vale, ya fuiste dura contigo, ahora comienza a ser tu amiga. Todas tenemos una amiga que amamos y no queremos perder en nuestra vida. Conviértete en esa amiga y ese amor que tienes para darle a otras personas, te lo puedes dar a ti misma. ¡TAREA!

¿Cómo podemos callar a esa voz crítica?

No te obsesiones con la idea de que podrás parar o silenciar a esa voz crítica, porque no es verdad. Lo que aprendemos es a no entretenernos con todo lo malo que pensamos sobre nosotras. Tus pensamientos, pensamientos son, ni buenos, ni malos, solo pensamientos. Tú eres la que decides darte intensidad, color, tamaño y forma. Cuidado con el valor que le das a lo que piensas sobre ti.  

Aquí se trata de bajarle el volumen a esa voz y recordarnos que hay más cosas bonitas que descubrir sobre quienes somos.

A veces tenemos muy interiorizadas esas voces críticas ¿Cómo podemos huir de ellas? ¿Cómo podemos dejar de escuchar tantas cosas negativas sobre nosotras? Sin conciencia no podemos aprender a mejorar nuestro diálogo interior. Y para que esa voz reduzca un poco tendremos que aprender a conectar desde la autocompasión. Que ser compasiva contigo no significa que vives en una burbuja mágica. Sabes perfectamente cuáles son tus errores, tus miedos, tus inseguridades, pero, no te CASTIGAS POR NO SER PERFECTA. 

Necesitamos hacernos presentes cuando esas voces críticas salen de paseo. La próxima vez que salga esa voz, detente un poco. Deja de luchar con esa voz, estás luchando contigo misma. Deja de ser tu enemiga, no te castigues.

Puedes ser empática contigo misma

Expresar empatía es reconocer que a veces tú no eres un lugar seguro para ti. Con la empatía no te aferras al sufrimiento y mucho menos te estás rechazando, te sostienes y te escuchas.

Cuando eres empática contigo misma te dices; estaré bien. Podré estar mejor. Puedo contar conmigo. Me puedo cuidar. Me respeto. No es justo castigarme de esa manera con cosas del pasado.

Te pregunto

¿Qué es lo que provoca esa voz crítica?

Cuando queremos mejorar esa voz crítica, necesitamos entender de dónde viene. ¿De tus miedos? ¿De tus inseguridades? ¿De tu baja autoestima? ¿De tu contexto?

Muchas personas se tratan con dureza porque vienen de un contexto donde la crítica era la manera de recibir amor. Operar desde la voz crítica es sostener un hábito de autodestrucción.

Quizás te sentiste menospreciada en tu infancia. Quizás recibiste burlas y humillaciones. Heridas emocionales pendientes de sanar. ¿Cuándo te ocuparas de ellas?

Tu voz crítica te puede destruir

Nuestros pensamientos sirven para sostener nuestra realidad. E incluso tu voz crítica es el altavoz de tus pensamientos y todo lo que sientes. Esa voz crítica nos puede llevar a sabotear una relación de pareja cuando sentimos que no somos merecedoras de una relación sana.

Te repites lo insuficiente que eres, lo mal que ira la relación y que quizás esa persona te puede abandonar en cualquier momento, eso no es verdad y lo sabes.

Mereces estar en una relación sana y es algo que necesitas decirte todo tiempo, hasta que lo puedas creer.

Esa voz crítica nos puede destruir, porque lamentablemente suele ser como latigazos emocionales donde nos hacemos daño. Tú y yo sabemos lo cruel que podemos ser con nosotras mismas.

En resumen

Dejar de criticarte significa dejar de castigarte por cosas que de seguro no fueron del todo tu responsabilidad.

Te vas a necesitar en muchas ocasiones, por ello, intenta ser una amiga, un lugar seguro donde te pueda apoyar.

Ser muy dura, exigente contigo, no sirve de nada. Sirve para tener ansiedad, vivir amargada y tener una baja autoestima.

Te veo en consulta

Alexa Dacier

Psiclogoa online

Terapia de pareja y sexologa clínica

Imágenes: Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.