El amor en tiempo de pandemia

Este año vino a poner a prueba muchas cosas en nuestras vidas y los sentimientos no escapan de la realidad que estamos viviendo. Las relaciones de ahora en adelante serán muy distintas de seguro, en tiempo de pandemia el amor se ha puesto en jaque mate, los que juraban quererse para siempre, se han dado cuenta que el amor se terminó o se fue de paseo. Tanto tiempo con la pareja ha dejado en evidencia que el amor no era tan fuerte en algunas relaciones. La convivencia del día a día, la incertidumbre con lo que estamos viviendo y la ansiedad que produce el no volver a tener la vida que antes teníamos, nos hace cuestionarnos si en realidad queremos seguir construyendo lo mismo con la persona que tenemos cerca. 

Para nadie está siendo fácil todo lo que estamos viviendo, y para muchas parejas este caos colectivo ha sido la respuesta que tanto necesitaban para darse cuenta de que hace tiempo los sentimientos ya no estaban presentes. Aunque te cueste creerlo, nadie deja de querer a su pareja de la noche a la mañana, es un duelo que vamos viviendo en muchas ocasiones en silencio. Por eso algunos se les hace tan fácil irse de la noche a la mañana como si nada ha pasado. 

El coronavirus vino para poner a prueba nuestra vida, para darnos cuenta de cómo en realidad estamos, el mundo nos pidió hacer pausa, y gracias a esto podemos evaluar que tipo de relaciones queremos construir después que todo esto termine. Para algunas personas todo esto ha sido la oportunidad que necesitaban para reforzar el vínculo, para darle un poco más de calidad a la relación y para seguir juntos con su pareja. 

Pero, la tasa de divorcios, separaciones ha incrementado a nivel general en todo el mundo. ¿Qué ha pasado con el amor en tiempo de pandemia? La ansiedad, crisis económica, el miedo al futuro, el caos de la convivencia ha sido el espejo para algunas parejas darse cuenta de que en realidad ya no tenían nada en común. El amor se terminó y lo mejor es no luchar por él. 

El amor en tiempo de incertidumbre, miedo o crisis, pesa. No todo el mundo tiene la valentía para amar en las malas, por nuestro lado egoísta. El amor en tiempo de pandemia es para valientes y para aquellos que tiene muy claro el concepto de trabajar en equipo en las buenas y mucho más en las malas. 

El amor no es todo lo que creíamos que era y en tiempo de pandemia vemos que los sentimientos pueden variar mucho, que un día podemos querer estar con nuestra pareja y al otro día sentirnos que nos quedamos sin aire al lado de esa persona. Todos estamos navegando en el caos en estos días. El amor en tiempo de pandemia deja en evidencia todos los sentimientos reprimidos que teníamos hace tiempo en la relación. 

El confinamiento nos ha perdido modificar nuestro estilo de vida, no solo a nivel personal, social y también a nivel sentimental. Los que estaban solos se han dado cuenta de la importancia de tener a alguien cerca si esto se repite. Y los que están en pareja, prefieren estar solos que acompañados. Así es la vida. 

Todo este caos nos ha servido para simplificar los problemas que antes teníamos y centrarnos en nuestra realidad presente. Nos estamos reciclando en nuestra forma de hacer las cosas, estamos aprendiendo mucho de quienes somos, lo que queremos, necesitamos y mucho más que no vamos a negociar de nuevo en la vida. El 2020 nos está enseñado a priorizar y valorar lo que en realidad importa, no seguir dejando tantas cosas para el mañana y centrarnos en el momento presente.

Es importante que con todo este caos podamos gestionar nuestra forma de gestionar nuestras emociones. Evitar caer en los conflictos que puede producir el estrés, comunicarnos, buscar la forma para mejorar el cómo nos relacionamos y entender que cosas no éramos conscientes antes y ahora sí en nuestras relaciones sentimentales.

Si tu relación se ha puesto en balanza con todo este caos sean consciente de lo siguiente 

  • Que les unión al principio. 
  • Cuáles son los proyectos en común que tienen para compartir. 
  • Que cosas no son negociables ahora mismo en la convivencia. 
  • Como estaba la relación antes de este caos colectivo. 
  • Si ya lo han intentado todo lo mejor es irse por lo sano para no hacerse daño. 

¿Es un buen momento para encontrar el amor?

De seguro con toda esta situación la soledad te ha pesado un poco más que en tiempo anteriores. Quieres dar el paso en tener alguien especial a tu lado, pero con todo esto no sabes si es el mejor oportuno para dar ese paso. 

He escuchado muchas personas decir, que estamos viviendo un tiempo muy delicado para encontrar el amor. Y aunque esto sea un miedo por llegar a contagiarnos. Las apps de citas han sido los protagonistas para las personas que han tenido que vivir solos este final del mundo inesperado. Sea o no, muchas personas han encontrado alguien especial en medio de la pandemia. Siempre digo que todo depende de las necesidades que tenemos respeto al amor y compartir nuestra vida con otra persona. 

Si es el momento para conocer a alguien lo harás con pandemia o no. Que pase lo que tenga que pasar y que el amor sea después de esto la próxima pandemia que contagie nuestra vida de ahora en adelante. 

Que todo este caos colectivo te sirva para reflexionar qué sentido la vas a dar a tu vida de ahora en adelante. Con qué tipo de personas vas a querer compartir tu vida y sobre todo analizar qué valor tiene el amor para ti. 

Reflexiona 

Si crees que nuestra forma de relacionarnos se ha visto afectado con todo esto, analiza la raíz del problema. Muchos quieren echarle la culpa a la pandemia cuando hace tiempo venían de relaciones ya rotas o que la misma monotonía les hacía duda si querían seguir juntos. Todo esto nos puede servir para sacar tiempo para estar con uno mismo y analizar si en realidad estamos a la altura de lo que pedimos y exigimos en el amor.

Alexa ❤


Imágenes: Adobe Stock

Written by

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.