Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Qué tengo que hacer para conocerme mejor?

Parece curioso que cuando estamos “conociendo” a alguien le dedicamos todo el tiempo del mundo para descubrir a esa persona. Sus gestos, su forma de ser, hablar y tratarnos es algo que nos ayuda a ver quién es esa persona. Nos convertimos en observadoras, prestamos atención en todo, lo mínimo que hace o dice es una forma de verle y confirmar si vale la pena seguir a su lado. Conocer a alguien es estar presente en ese proceso.

Todo lo que queremos aplicar en nosotras deberíamos ver cómo lo aplicamos en las personas que queremos. Me gusta decir en terapia, si tienes la capacidad de amar a otra persona lo tienes para amarte a ti misma. El problema es que siempre es más “fácil” dar a los demás que a nosotras mismas.  Y eso se vuelve complicado.

Conocerse a una misma es el viaje que nunca termina

No hay una sola forma de conocernos. Lo hacemos mediante las cosas que nos gustan y también mediante las que no. Nos descubrimos cuando somos amadas e incluso cuando el desamor se hace presente. Sabes quien eres cuando los demás te viven repitiendo que tienes cualidades que dudas tener.

Te conoces cuando la inestabilidad emocional se instala y tienes que verte cara a cara con las emociones más intensas, desagradables e incómodas de sentir.

Te conoces cuando sabes lo que quieres y cómo te gustaría ser más adelante.

Te conoces cuando tienes que renunciar a algunas personas e incluso lugares donde tú ya no encajas.

Te conoces cuando tu cuenta corriente está en 0 y no sabes cómo podrás sostenerte financieramente hablando.

Te conoces cuando pones límites y decides renunciar a comportamientos nocivos de personas que no pueden colocarte en el lugar que mereces.

El autoconocimiento es un viaje hacia dentro. A veces iremos en avión y estaremos en la primera fila, pero otras veces seremos sencillamente un espectador y veremos nuestra vida desde la última fila.

Te conoces cuando te ves cara a cara con el fracaso y entiendes que puedes comenzar de nuevo; una, dos, tres, cuatro, todas las veces que quieras y puedas hacerlo.

Te conoces cuando la vida te pide cambios y el miedo te paraliza. Y tú y yo sabemos como nos descubrimos al vernos en otros escenarios que nunca habíamos imaginado poder estar.

Te conoces cuando te escuchas y cambias ese diálogo interior destructivo que tanto usas para tratarte.

Te conoces cuando vas a terapia y en ese lugar te ves con tus traumas, miedos, inseguridades y heridas emocionales.

Conocerte no siempre es lineal

Mirar hacia dentro no es fácil para nadie. No te castigues si a veces no sabes hacerlo e incluso si no quieres hacerlo. A veces sentimos que nos ahogamos en el charco de nuestro diálogo interior. Es la sensación de saber que te hundes y no hacer nada para salir a flote, nadar, pedir un flotador para poder salir de ahí.

Mirarnos, escucharnos, prestarnos atención a veces puede llegar a doler.

Tu compromiso más grande en la vida es quererte a ti misma. Ocuparte de ti, saber cuales son tus necesidades emocionales y saciarlas. Nadie tiene porque cargar con la responsabilidad que no sabes asumir contigo misma.

Aplica esto para conocerte más

Describe los beneficios de conocerte más

¿Qué ganarías si te dieras la oportunidad de descubrirte más? ¿Cómo sería tu vida si fueras tu aliada, tu amiga, tu confidente? Los seres humanos hacemos cambios cuando tenemos claro los beneficios que vamos a obtener después.

Cuanto más nos conocemos, más conscientes somos de nuestras necesidades no solo las materiales, también emocionales. Saber quien eres te permite vivir la vida con más claridad y honestidad contigo misma.

No te abandones

Y eso lo hacemos cuando no somos nuestra prioridad. Cuando nos cuesta poner límites. Cuando no podemos asumir la responsabilidad de sostenernos y ocuparnos de nuestra vida. Nos abandonamos cuando por miedo a no ser amadas, callamos y soportamos cosas que no deberíamos soportar en una relación sentimental, con amigos o familia.

No podemos evitar que alguien decida no seguir a nuestro lado, pero si podemos dejar de abandonarnos a nosotras mismas.

Necesitas ser impecable con tu forma de cuidarte y estar presente en tu vida. Eso no debería ser algo a negociar.

Confiar en ti misma

Te necesitas para todo. Para tomar decisiones. Para hacer cambios en tu vida. Para irte de algunos lugares. Para conseguir tus sueños. Para emprender ese negocio. Para escribir un libro. Para darte otra oportunidad en el amor. Amiga, estás contigo las 24h del día, aprovecha eso para confiar más en ti.

Y no puedes confiar en ti si no usas la autocompasión en la forma de tratarte y acompañarte. Cuida tu diálogo interior para poder ser un lugar seguro para ti.

Independientemente de tus “errores” cometidos del pasado, mereces confiar en ti y que siempre podrás tomar decisiones pensando en lo mejor para ti.

Céntrate en tus fortalezas

Ya conoces tus defectos. Y de seguro llevas tiempo castigándote por tenerlos. Es imposible que te puedas convertir en un ser de luz y ser la persona más “buena” del mundo. Lo bonito que todos tenemos, es que no somos seres IMPERFECTOS. Siempre estamos mejorando cosas en nosotros.

Una de las cosas que nos ayuda en el viaje del autoconocimiento es anclarnos a nuestras fortalezas. Ellas te servirán de timón para muchas cosas. Para empujarte cuando dudes de ti. Para pedirte hacer cambios cuando sientas que no puedes más.

Aunque te cueste creerlo, tus fortalezas te pueden servir para moverte y conectar contigo en algunas ocasiones.

Sé tú misma

Sé que no siempre podemos mostrarnos tal como somos en algunos lugares. Quizás por miedo. Quizás por vergüenza. Quizás por malas experiencias que aún seguimos arrastrando de nuestro pasado a nuestro presente.

No concibo el autoconocimiento sin permitirnos en muchas ocasiones mostrarnos tal como somos. Mostrarnos al desnudo, con nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestros errores, nuestro mal humor en algunas ocasiones.

Rétate a convertirte en las personas que tanto te comparas en redes sociales. Conviértete en las personas que admiras. Colócate en el pedestal inalcanzable que vives poniendo a los demás.

Ven a terapia

La terapia es un escenario donde te permites ser vulnerable. Donde te desnudas a nivel emocional. Donde mediante las conversaciones trascendentales te permites escucharte con atención plena.  Te ocupas de ti. Te permites identificar tus emociones y ponerle nombre a las cosas que duelen y que a veces no sabes gestionar.

Alexa Dacier

Terapia online / Te veo en consulta

Terapeuta sexual y de pareja

Imágenes: Adobe Stock

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Alexa Dacier / Psicología / Terapeuta sexual y de pareja
Todos necesitamos donde apoyarnos cuando emocionalmente creemos que no podemos más.

Aquí nos damos el permiso para:
Sentir.
Soltar.
Amar.
Aprender a poner límites.
Reconstruir nuestros vínculos afectivos.
Sostener relaciones sanas.
Aplicar la autocompasión.
Cambiar el dialogo interior.