Espacio seguro para sanar, soltar, reencontrarte y construir relaciones sanas contigo y otras personas

¿Cómo poner límites con tu pareja?

Estoy poniendo límites, no te estoy pidiendo que te alejes de mí.

Poner límites en la vida es complicado en algunas ocasiones y trasladar esto al amor, a veces se puede convertir en todo un caos. A veces poner límites se puede ver como una amenaza o un ultimátum para esa persona, cuando en muchas ocasiones lo único que queremos, es construir relaciones sanas a la hora de poner límites. A la hora de poner límites estamos dejando en evidencia que hay cosas que no podemos negociar dentro de la relación y que eso nos hiere cuando no se puede respetar.

Los límites nos ayudan a comunicar nuestras necesidades en el amor. No es imposición, son normas que considero importantes para seguir a tu lado y quedarme en un lugar seguro. Y esto solo se puede conseguir haciendo acuerdos sanos en la relación donde dos personas vamos a salir ganando. No se trata de cambiar a la otra persona, porque a veces poner límites tenemos que ver si esa persona está disponible para cumplir dichos acuerdos.

Realiza este ejercicio con tu pareja que te será de mucha utilidad

¿Has hablado de tus límites con tu pareja?

¿Qué significa para ti los límites?

¿Tú y tu pareja valoran de la misma manera el tener límites claros en la relación?

¿Tienes un compromiso con tus límites y dejas en evidencia lo que significan para ti?

¿Cuáles son tus límites no negociables?

¿Cuáles límites puedes llegar a negociar con tu pareja?

¿Qué pasaría si tu pareja no puede respetar tus límites no negociables?

¿Cuántas oportunidades le puedes dar a tu pareja cuando no respeta tus límites?

Ejemplo de límites saludables que puedes establecer en tu relación

·        No discutir en la calle o frente a amigos, familiares.

·        Informar con tiempo si vendrá muy tarde a casa cuando sale con los amigos.

·        No dar nada por hecho en la relación sin preguntar.

·        Discutir y hacerlo sin la intención de hacernos daño.

·        Poner límites claros con los familiares de ambos sobre la relación.

·        Tener un día a la semana para hablar de nosotros y cómo vamos a sostener la relación.

·        Cuidarnos y ser un equipo en la medida de lo posible.

·        Detallar si ambos queremos estar en una relación monógama o abierta.

Los límites nos recuerdan que es importante comunicarnos y volver a revisar los acuerdos que ambos tenemos sobre cómo seguir en la relación. Los acuerdos e incluso los límites no son ESTÁTICOS,  por eso necesitamos hablar, revisar y ver si tenemos que modificar aquellas cosas que al principio no eran negociables en la relación. Para esto necesitamos ver cómo avanzamos en la relación en las diversas etapas que vamos a vivir como pareja.

En una relación sana, poner límites nunca será una amenaza. La otra persona respeta y hace todo lo posible para estar a la altura de esos límites que para ti son importantes establecer en la relación. Los límites es una evidencia de que te importa la relación, no tengas miedo en expresar tus necesidades a la hora de hablar de tus límites. Los límites te pueden ahorrar discusiones innecesarias en tu relación y frustraciones por depositar expectativas exageradas que la otra persona no puede saciar en la relación.

Los límites permiten relacionarnos desde un lugar sano con tu pareja. Ambos necesitan entender que poner límites es una garantía de que ambos, queremos seguir intentado que esto funcione.

¿Cuál es tu finalidad a la hora de establecer límites en tu relación?

Cuando dejas en evidencia que establecer límites es para seguir eligiendo a tu pareja, esa persona no verá tus límites como una amenaza o IMPOSICIONES. Tus intenciones te pueden servir como un mapa para guiarte y ver lo que quieres obtener con dichos límites.

A la hora de expresar nuestros límites es necesario ser asertivos, que es una manera de respetar nuestra postura y aferrarnos a ellas. Necesitas tener un espacio seguro a la hora de llegar a un punto en común con tu pareja. Recuerda que poner límites, es cuidar tu relación y tener en la medida de lo posible una RELACIÓN SANA.

Decide expresarte desde el respeto, sin atacar, juzgar o criticar a tu pareja a la hora de comunicar tus límites.

Ojo: poner límites no es responsabilizar a tu pareja de llenar tus necesidades afectivas. Esa no es la intención de poner límites. Ponemos límites para recordarle a la pareja cosas que a veces no están bien dentro de la relación.  Sirve para establecer acuerdos sanos que nos puedan ayudar a sostener sanamente la relación.

Tus límites también sirven para conectar con tus VALORES y PRINCIPIOS dentro de una relación. Necesitamos ser coherentes con esos acuerdos o límites que queremos ver en la relación. Comienza tú a respetar y cuidar los límites que quieres ver, para que sea más “fácil” para tu pareja respetarlo. Comienza tú, a tratarte como quieres que lo haga tu pareja. Comienza a cuidarte como quieres que lo haga tu pareja. Comienza a validarte, respetarte y estar ahí para ti como tanto deseas que lo haga tu pareja.

No siempre tu pareja va a poder respetar tus límites, es necesario ver si es por hacer daño o sencillamente porque no sabe cómo hacerlo. A veces no somos conscientes de que nuestra forma de discutir con la pareja lastima a esa persona. Habla claramente con tu pareja y analicen cómo se pueden respetar esos acuerdos.

Cuando te cuesta poner límites analiza si tú también lo estás haciendo contigo misma. Tu pareja es un espejo, cuando tus límites no son respetados, comienza contigo antes de querer ver ese cambio en tu pareja.

Detalla claramente cuáles son tus límites

Los límites pueden ser un concepto muy amplio, simplifica, describe lo más claro posible tus límites. Puedes invitar a tu pareja a cenar o pasar un finde solos por ahí y hablar desde la mayor honestidad sobre las cosas que ahora mismo hieren la relación. Sin acusar o buscar culpables, más bien ver cómo ambos pueden ser RESPONSABLES y ASUMIR la parte que les toca a ambos en la relación.

Alexa Dacier

Psicóloga clínica

Terapeuta sexual y de pareja

Imágenes Adobe Stock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alexa Dacier

Un espacio para aprender a amar tu caos.
A veces nos perdemos, la tristeza se instala o todo deja de tener el sentido que tenía antes. La vida no es siempre de color de rosa.

Puede que también te guste

error: Content is protected !!