Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 45 segundos

[yasr_visitor_votes size=»medium»]

Una carta para mi pasado. 

Hoy quiero hacerte una invitación especial. Y esta invitación es el de poder cerrar capítulos e iniciar un nuevo libro en tu guión de vida.

Solemos ver, escuchar muchos artículos que nos hablan del pasado como si esto fuera lo peor del mundo. No mi querido lector, no olvidemos que nuestro presente se debe a causa de nuestro pasado. Gracias a muchas cosas del ayer hoy somos quienes somos. Y nuestro futuro también se ve relacionado con lo que hemos vivido, con lo que vivimos  en el presente y también  con lo que pretendemos vivir en el futuro.

 El pasado no se olvida, sencillamente se supera. Esa es la parte que debemos tener presente. No podemos olvidar, sencillamente podemos superarlo.

Hay heridas del pasado que nos dejan huellas, estas huellas nos permiten crecer y aprender una nueva lección de vida. Aprendemos cuando estamos sanos, cuando hemos crecido, cuando hemos perdonado y cuando hemos aceptado.

Todo esto sucede en un tiempo prudente. Y ese tiempo se llama Duelo emocional. Al igual que debemos sanar las pérdidas de un familiar, amigo o un ser cercano mediante el duelo  existe también el duelo emocional. Este duelo emocional nos permite estar en un estado de negación, tristeza, dolor, aceptación y seguir.

Duelo emocional: Con este término nos referimos a nuestro proceso de pérdidas. Y estas pérdidas no van solo ligadas con la pérdida de un ser querido. Son esas pérdidas de cosas, parejas, trabajo y otras emociones que podemos sentir. Y no nos permiten avanzar.

[bctt tweet=»Lo que no se acepta en la vida, siempre nos perseguirá. » username=»alexadacier»]

Somos seres que estamos llenos de amor y sentimientos. Muchas veces nos aferramos a cosas o personas y cuando estos no están presentes dejan heridas en nuestras vidas. Normal, aun no comprendemos por qué debemos  perder o dejar ir cosas o personas de nuestro lado.

Todos nos hemos visto en alguna situación en nuestra vida que si tuviéramos poderes mágicos  borraríamos sin mucho pensar, aquellas cosas negativas que han llegado a nuestra vida. Yo sería la primera en hacerlo. Pero mientras vas avanzado te das cuenta de que las lecciones de dolor te hacen más fuerte.

¿Qué sentido tendría nuestra vida sin aquellas lecciones que nos han hecho más fuertes?

Para poder obtener un presente sin cargas  es muy importante el poder sanar y aceptar las heridas del pasado. Es cierto, hay personas que han pasado por cosas muy feas, hay dolores que no se olvidan, hay heridas que nos dejan cicatrices fuertes. Lo sé, lo sé. También soy humana, pero quedarnos en el ayer no nos permite avanzar.

Yo soy una persona que creo que la vida no es siempre de color de rosa. También he visto y aprendido que es de valientes el seguir el curso de la vida, después de haber tenido una situación difícil en la vida.

Aprendemos, y muchas veces ese aprendizaje se hace a base de dolor, pérdidas y sufrimientos. Siempre aprendemos.

https://www.seguimosalexadacier.com/producto/terapia-chat-psicologia-online-mediante-whatsapp-facebook-o-instagram/


Procesos claros  para cerrar capítulos:

Negación: No seguimos el curso de la vida cuando recalcamos o negamos por completo aquellas cosas que nos han marcado. Las cosas negativas duelen, dejan marca, y sobre todo nos dejan huellas.  Si ha pasado un tiempo prudente entre algún capitulo que debes  cerrar y sigues con esta idea de negación en tu mente, es tiempo de que hagas un stop en tu vida y mires por qué aún no has dejado de negar este proceso de duelo.

Entre más nos negamos en aceptar aquellas cosas del pasado, más difícil se nos hará superarlo. Pero siempre llegará el momento en el cual debemos aceptarlas y seguir. Porque solo así seguiremos sin miedos, viviremos sin dudas y haremos sin límites aquello que tanto buscamos.

Tristeza: la tristeza es una emoción que sabe llegar en los momentos de pérdidas. No podemos evitar esta emoción. Si después de haber pasado un tiempo prudente entre algo que te ha marcado y esta sensación invade tu vida por mucho tiempo, no te quedes callado, busca ayuda.

Dolor: las huellas del pasado nos dejan este sentimiento, los dolores se viven de manera muy diferente. El dolor es nuestra reacción ante aquello que ya no tenemos. Te hablo del pasado que nos deja marca, ese pasado que nos hizo  crecer sin nosotros querer hacerlo.

Date la oportunidad de conocer que aprendizaje puedes sacar de esta emoción. Las heridas que no se sanan, nos persiguen y se quedaran como tatuajes en nuestra alma.

Aceptación: no siempre sabemos cuándo y cómo debemos aplicar esta emoción en nuestra vida. Al no aceptar algunas cosas que nos pasan en la vida nos veremos esclavizados a vivir una vida basada en sufrimientos.

Cuando aceptamos no siempre deja como significado que estemos despreocupados e insensibles. Aceptar no nos hace más débil. Nos hace más fuerte.

Aceptar es:

Lo sé, alguien me falló y decido seguir.

Perdono, porque perdonar es sanar y crecer.

No quiero seguir sufriendo, por eso decido aceptar.

Seguir:

Esta es la etapa eficiente del crecimiento o la inteligencia emocional.  Dar el paso de seguir en medio del todo es un acto de valentía.

Seguir en medio del dolor nos da alas para volar en medio de cualquier sufrimiento.

Seguir es la acción de aceptar y comprender aquellas cosas que no queríamos comprender en el momento de dolor.

La vida con sus altas y bajas nos enseña que siempre vale la pena seguir.

Te hablo de un tema que me ha ayudado a creer, te invito a crecer, a perdonar, a que sanes. A que vivas sin miedo el día a día.

Hablar del pasado no siempre resulta ser una tarea fácil.  Es muy difícil hablar de lo que no se ha sanado. Hablar con las heridas en el alma nos llena de tristeza y esa tristeza no nos permite ver la vida desde un pensamiento positivo.

Quiero dejarte un ejercicio de mi propiedad.

Carta a mi pasado.

Hola pasado

Soy:

Quiero decirte:

He aprendido:

He aceptado:

Gracias por:

Pude:

Ahora me siento con la capacidad de:

No te extraño, ni muchos menos te necesito. Me he refugiado en mi presente. Y ahora que he sanado me siento con la libertad de decirte:

Existe una técnica que se llama psicología narrativa. Es un tipo de terapia que ha tenido buenos resultados. Con esta terapia se busca el poder desahogarnos mediante cartas o escribir aquellas cosas que no podemos decir con palabras.

Te invito a que hagas esta terapia, desahógate mediante la escritura. Escribe, lee eso que has escrito y luego te invito a  quemarlo. Al quemarlo dejamos ir aquellas cosas que nos agobian.

Vive y acepta el presente. El pasado solo tiene un lugar y ese lugar es el ayer.

Saludos.

¡Seguimos!

Loading

Escrito por

Alexa Dacier

Un espacio para aprender a amar tu caos.
A veces nos perdemos, la tristeza se instala o todo deja de tener el sentido que tenía antes. La vida no es siempre de color de rosa.